Urbanismo salvaje

La investigación acredita pagos de empresarios al PP a cambio de favores municipales en Telde

Los datos obrantes en la investigación judicial sobre la red de corrupción del Gobierno municipal de Telde (PP) acreditan que al menos dos empresarios fueron presionados o convencidos por la trama que presuntamente dirigía Toñi Torres -ex presidenta local del partido y ex concejala de Obras- con el fin de que facilitaran gratuitamente sus trabajos y materiales para la construcción en 2006 de la nueva sede del PP en dicho municipio a cambio de favores desde las áreas de contratación de dicho Ayuntamiento. Uno de los empresarios llegó a testificar -así consta en el sumario- que incluso cargó y facturó al Ayuntamiento los gastos de sus servicios prestados para la construcción de la sede popular en Telde.

Uno de los implicados no quiso precisar, por miedo a represalias, los regalos en especie que tuvo que dar al partido
Un segundo contratista llegó a testificar que sus obras para el edificio popular las facturó al Ayuntamiento de Telde
Un industrial, al que el PP pidió un "esfuerzo" para las obras de su sede, se ofreció a regalar el 100% del coste
Más información
Los populares anuncian una querella contra el 'recaudador'
El fiscal denuncia a dos alcaldes de Lanzarote por irregularidades urbanísticas
"Demostraré con documentos todo lo que he denunciado"

Según fuentes conocedoras de las presuntas operaciones de financiación irregular en favor del PP en Telde, en una de ellas un empresario, F. V., le planteó a Francisco Gordillo, asesor de la concejal de Obras y recaudador de las comisiones ilegales, justificar documentalmente el pago de los trabajos aunque en realidad no hubiera desembolso alguno por parte del PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El empresario llegó a ofrecer inicialmente a Gordillo hacer una factura para el PP por la mitad del importe real, en la que no contabilizaría ni incluiría su habitual beneficio como empresario privado, un órdago de generosidad.

El empresario, tras aceptar un esfuerzo mayor que le pedía el PP, puso sus condiciones: exigió que el Ayuntamiento le tratase como un proveedor "especial", para lo que el Gobierno municipal tendría que agilizarle pagos por los servicios que ya prestaba para la corporación. Incluso le llegó a reclamar a Gordillo que le transmitiese al concejal de Hacienda, Carmelo Oliva, que él iba a efectuar al PP un regalo total del coste de su obra en la nueva sede y que, en compensación, le pagase sus trabajos municipales con prioridad sobre los demás contratistas.

Gordillo informó al industrial que había estado con la concejala María del Carmen Castellano (edil de Desarrollo Local y ya entonces presidenta del PP) en la nueva sede popular en Telde y que a ambos les había gustado mucho el acabado. Igualmente, le confirmó que ya había comunicado su asunto tanto a Castellano como a Toñi Torres. Le garantizó que esta última, aunque no había visto cómo había quedado el nuevo local, estaba informada de todo lo concerniente a su asunto.

El segundo contratista municipal del Ayuntamiento que ha testificado en relación con ayudas económicas al PP ha explicado que ofreció entregas de materiales gratuitas para la sede del partido que gobernaba en Telde. Se trata de F. O., quien llegó a reconocer tanto ante la policía como ante el juez que el dinero gastado en materiales para la sede del PP se lo cargaba luego al Ayuntamiento.

Gastos del partido

Igualmente, reconoció que entregaba a Gordillo un 20% del beneficio obtenido en sus suministros al Ayuntamiento y que esa cantidad se le reclamaba para gastos del partido, mítines y cenas. Gordillo le garantizó que todos los suministradores actuaban de igual forma. Requerido por este diario, el empresario ratificó inicialmente los hechos, pero se negó a entrar en detalles: "Tengo miedo, quiero pasar lo más desapercibido posible". Posteriormente, su abogado precisó que su cliente efectivamente llegó a declarar sumarialmente dos veces que trasladó sus costes de la construcción de la nueva sede del PP al Ayuntamiento, pero matizó que lo hizo presa de la confusión del momento. No obstante, este letrado sí dejó en pie dos hechos llamativos: Gordillo le exigió no sólo que regalase su trabajo y material para la sede del PP, sino que le facilitase facturas. La versión que F. O. ofrece ahora es que no atendió ninguna de tales exigencias.

Otros testimonios, por el contrario, sí confirman que este industrial suministró el material para la sede del PP con cargo al dinero del Ayuntamiento. Incluso, según personas participantes en dicha operación, quedó rastro documental de tal operativa.

Algunos de los empresarios afectados por tales prácticas de financiación irregular al PP mediante prestación de servicios o material han llegado a esgrimir durante la investigación como coartada que tales regalos en especie eran para liquidar las deudas que tenían con el partido por impago de sus cuotas como militantes.

El PP de Telde aseguró ayer que no han visto en sus cuentas ningún atisbo de irregularidad ni de financiación irregular a través de empresarios contratistas del ayuntamiento en el que gobiernan. La secretaría de Organización de la dirección nacional del PP pidió explicaciones al partido en Telde.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS