Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación del 'caso Andratx' descubre un 'pelotazo' de 10 millones en suelo rústico

El alcalde balear del PP otorgó una licencia irregular a un socio suyo en sólo 15 días

El alcalde de Andratx (Mallorca), Eugenio Hidalgo, del PP, detenido por presunta corrupción, tramitó y concedió en menos de 15 días una licencia de obras -denunciada por irregular- para edificar 24 casas en cuatro bloques de tres plantas en suelo rústico protegido a la empresa Marmacén Sol, SL, controlada por uno de los presuntos socios del regidor, Manuel Zapata. La operación permite unas plusvalías superiores a los 10 millones de euros. El expediente está impugnado en los tribunales y en manos de la fiscalía. Los apartamentos casi están terminados y a la venta.

Según la normativa urbanística de Mallorca, en un solar rústico de 14.000 metros cuadrados -el doble de extensión del de la licencia investigada- sólo se podría construir una casa unifamiliar. En este caso se levantaron 24 sobre 7.000 metros cuadrados. La construcción costó 1,3 millones de euros, la venta de los apartamentos puede superar los 11 millones de euros.

El trámite de la licencia irregular reseñada de Marmacén Sol SL y Manuel Zapata, consta documentada en una denuncia ante el juzgado contencioso administrativo que presentó el letrado Agustí Cerveró, en nombre de los ecologistas del Grupo de Ornitología Balear (GOB). El solar "no tiene el carácter ni la condición de suelo urbano, por lo que la licencia es manifiestamente ilegal", dice la demanda. Los terrenos son "suelo rústico protegido con área de protección de riesgo", por su pronunciada pendiente, en rocas marinas con riesgo de desprendimientos.

El 13 de julio de 2005 Zapata, por Marmacén Sol SL, solicita en el Ayuntamiento de Andratx la licencia "para edificio", según el proyecto firmado el 12 de julio. El día 25 de julio el arquitecto presenta unas enmiendas porque los servicios técnicos municipales le habían "notificado verbalmente unas determinadas deficiencias". El día 27 de julio el arquitecto municipal redacta un informe favorable. El mismo día 27 de julio un asesor jurídico firma otro informe a favor para la licencia. El día 29 de julio de 2005, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento otorga la licencia de edificación y uso del suelo. En noviembre de 2005 un vecino solicitó por tres veces la paralización de las obras. Tras la denuncia, las obras se aceleraron. Los 24 apartamentos de 85 metros cuadrados están en venta en Internet a un precio mínimo de 390.000 euros.

El celador de obra, cómplice

Según el auto del juez del caso Andratx, basado en el rastreo de la fiscalía anticorrupción, Manuel Zapata López, a través de las firmas Proyectos Promestar y Prollamp de Ponent, tiene "una relación directa y efectúa transmisión de participaciones" con la empresa matriz del alcalde promotor Hidalgo Eucar SL.

Dos pagos del supuesto cohecho identificado, al edil y a la mujer del celador de obras también arrestado, Jaume Gibert, sumaron 740.000 euros en total y ocurrieron un mes antes de que el Ayuntamiento tramitara la citada licencia a Zapata, en julio de 2005. Los presuntos abonos de una empresa a otra se efectuaron a través de aparentes operaciones de permutas mercantiles y de participaciones, en un complejo entramado societario en el que intervenían entidades interpuestas y que "acaba suponiendo pagos al alcalde y al celador".

Eugenio Hidalgo, alcalde y responsable de Urbanismo de Andratx durante 12 años -a la vez que promotor y constructor en su término-, fue elegido con los votos del PP en 2003, a los 15 meses se alió con el PSOE y Unió Mallorquina; en mayo de 2005 se incorporó al PP, y en agosto rompió con los socialistas y mallorquinistas. Ayer, el PP tramitó la expulsión del alcalde. En el plano económico, según la fiscalía, el alcalde está asociado con el celador de obras, Jaume Gibert, quién debía vigilar la legalidad urbanística. El juez reseña que se dieron licencias "absolutamente irregulares" y "certificaciones falsas de suelo". Hoy declararán ante el juez Álvaro Latorre y el fiscal Juan Carrau, los tres detenidos por el escándalo de corrupción del caso Andratx, el edil Hidalgo, su cómplice el celador Gibert, y el ex director general y cerebro de Urbanismo del Gobierno autónomo de Baleares, Jaume Massot, que durante más de 20 años controló el urbanismo de Andratx.

Los tres imputados han pasado tres jornadas incomunicados en los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de Palma. Ayer, una arquitecta que meses atrás fue jefa interina de Urbanismo de Andratx, Isabel Seguí, declaró ante el juez y el fiscal y aportó datos "sensibles", al detallar el operativo interior del municipio y el papel de los tres principales encausados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de noviembre de 2006