Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La nueva legislatura catalana

Los empresarios aparcan las críticas al nuevo Gobierno y le piden que se ponga manos a la obra

Patronales y sindicatos exigen un correcto desarrollo del Estatuto y del pacto de competitividad

Los tirones de orejas que el empresariado dio al Gobierno tripartito durante la legislatura pasada en momentos de trifulcas internas se esfumaron ayer a la hora de evaluar el nuevo equipo de José Montilla. Tras múltiples llamadas a la estabilidad y algunas apuestas en privado por un Gobierno sociovergente en Cataluña, las patronales sólo tuvieron palabras positivas para los nuevos consejeros del área económica, pero les lanzaron un mensaje: deben ponerse manos a la obra. Es la misma consigna que les transmitieron los sindicatos CC OO y UGT, aunque, eso sí, con distintas prioridades.

El nuevo consejero de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, repite en el Gobierno con competencias reforzadas. El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, destacó el carácter "dialogante" de Huguet -cuyo primer mandato despertó recelos iniciales entre los empresarios por su pertenencia a ERC- y confió en su capacidad para continuar con la gestión de este nuevo macrodepartamento, que tiene tareas pendientes como la creación de la Agencia Catalana de Turismo y el impulso de políticas de innovación. El presidente de Pimec, Josep González, también elogió su papel en el Ejecutivo anterior: "Huguet estuvo poco tiempo, pero hizo mucho trabajo y tiene potencial para seguir haciéndolo".

Los empresarios consideran acertada la concentración de las áreas de universidad, innovación y empresa en una sola cartera, ya que fomenta la coordinación entre estos ámbitos, aunque la Confederación de Comercio de Cataluña lamenta que la palabra comercio haya desaparecido del nombre del departamento. El presidente de la patronal vallesana Cecot, Antoni Abad, dijo que esta suma de áreas "no debe implicar fusiones orgánicas, sino que cada ámbito debe tener su propia personalidad".

El consejero de Economía y Finanzas, Antoni Castells, que ya cosechó buenas críticas en la anterior legislatura, también es recibido como un valor probado por Fomento del Trabajo, Fepime, Cecot, Pimec y la Cámara de Comercio, que le confían el desarrollo del nuevo Estatuto. "Esperamos que continúen en la línea llevada hasta ahora y que velen por las necesidades del empresariado y la sociedad catalana", afirmó ayer la patronal Fomento, en una línea similar a Fepime. La Cámara de Comercio considera que Castells tiene pendientes además papeletas como la interconexión eléctrica con Francia -una infraestructura la que se opone Iniciativa- y la rebaja del impuesto de sucesiones.

El portavoz de Comisiones Obreras de Cataluña, Manuel García Biel, aseguró que el consejero de Economía "es el que más se creyó el acuerdo estratégico" de la economía catalana, que es la hoja de ruta que sindicatos y patronales firmaron con el Gobierno catalán en 2005 para pilotar la migración hacia un modelo económico basado en el valor añadido. García Biel sostuvo que en esta nueva etapa "el que debe impulsar el acuerdo estratégico es el presidente de la Generalitat".

El vicesecretario de UGT de Cataluña, Frederic Monell, también pidió la renovación de este pacto de competitividad para adaptarlo a las nuevas competencias autonómicas que prevé el Estatuto. "Espero que se cumpla la agenda social que han prometido", remachó Monell.

Una de las carteras implicadas en esta batalla es la de Trabajo, al frente de la cual Montilla ha situado a Mar Serna, hasta ahora directora de Relaciones Laborales. Su pasado como abogada laboralista de UGT no despierta inquietud entre los empresarios. "Tiene gran capacidad y conoce a fondo los asuntos laborales", apuntó Miquel Valls, mientras que González y Abad dieron por segura su "neutralidad". Los sindicatos le reclaman más inspectores de Trabajo y el desarrollo del Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC).

Críticas a Geli

Otros consejeros no se encontraron con los brazos abiertos. Metges de Catalunya, sindicato mayoritario en la sanidad catalana, expresó su preocupación por la continuidad de Marina Geli al frente del Departamento de Salud. El sindicato exige a Geli "una nueva manera de hacer política sanitaria para evitar errores del pasado que desencadenaron la huelga general de médicos en Cataluña".

El secretario del sindicato, Patricio Martínez, afirmó ayer: "Confiamos en que la consejera tenga el coraje de tirar adelante los acuerdos que se adopten en el Consejo de la Profesión Médica", informa Ana Pantaleoni.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de noviembre de 2006