_
_
_
_

Arropar al inhabilitado

El presidente balear, Jaume Matas, reaccionó ayer con rapidez ante la detención del alcalde de Andratx, Eugenio Hidalgo, y del director de Ordenamiento Territorial del gobierno autonómico, Jaume Massot, por supuestos delitos urbanísticos. Al primero, que anunció su dimisión como alcalde y concejal, lo suspendió de militancia del PP; al segundo lo destituyó.

Los populares valencianos que dirige Francisco Camps, ajenos al ejemplo de su correligionario balear Jaume Matas, optaron ayer por arropar al alcalde de Vila-real, Manuel Vilanova, condenado en firme por prevaricación a ocho años de inhabilitación para cargo público.

¿Qué explica la diferente actitud de unos y otros? Para la cúpula del PP valenciano la diferencia está clara, "a Vilanova no se le acusa de meter la mano en el cajón". Cierto, se le condena por tomar decisiones a sabiendas de que eran injustas. Y además, eso le sucede a un "un bon xic" que no tendría rival electoral en el municipio si no fuese por los pleitos alentados por socialistas.

Esa circunstancia -sumada al hecho de que Vilanova no había recibido ayer la sentencia que le inhabilita como cargo público, y que el pleno de anoche fue una de sus últimas apariciones públicas- enardecieron ayer a los populares, que decidieron arropar masivamente al alcalde de Vila-real.

Sin embargo, la condena a Vilanova remueve dos elementos más en la conciencia de los dirigentes del PP. Primero, pese a la férrea resistencia del partido y su tesón por mantener en su puesto a distintos cargos imputados, la justicia se ha cobrado su primera sentencia condenatoria. Segundo, sin el caso Fabra -respaldado por Camps ostensiblemente pese al rosario de imputaciones- otros munícipes no se hubiesen atrevido a llegar tan lejos como lo han hecho. Para Vilanova, con fatales consecuencias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_