Líneas de fricción

- Ian McEwan escribe en Expiación: "... ella ya le había frotado violeta de genciana en la tiña, emulsión acriflavina en un corte, y curado una magulladura con loción de plomo...".

- Lucilla Andrews recuerda en No time for romance: "Como enfermeros lo único que hacíamos era frotar violeta de genciana en la tiña, emulsión acriflavina en cortes y arañazos, loción de plomo en magulladuras y esguinces".

- McEwan: "... aprendíamos a lavar a los enfermos con modelos de tamaño real. Mrs. MacKintosh, Lady Chase y el pequeño George, cuyo físico insulso e imperfecto le permitía doblarse con la flexibilidad de una niña".

- Andrews: "... los muñecos de tamaño real con los que distintas promociones de enfermeras de Nightingale habían aprendido a lavar a los enfermos. Mrs. MacKintosh, Lady Chase y George, un niño cuyo físico le permitía doblarse con la flexibilidad de una niña".

- McEwan: "Esas vendas están demasiado apretadas. Las puedes soltar un poquito... Buena chica... vete y límpiate la sangre de tu cara. No queremos que los otros pacientes se lleven un disgusto".

- Andrews: "Vete y límpiate la sangre de la cara y el cuello... Molestará a los pacientes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de noviembre de 2006.

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50