Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrocarrils prevé unir las cuatro capitales con trenes a 250 kilómetros por la vía del AVE

Barcelona y Lleida estarán a una distancia de 55 minutos en 2007

La empresa pública Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) quiere aprovechar la futura línea del AVE para impulsar, a partir de 2007, un servicio regional de altas prestaciones que, en un principio uniría las ciudades de Barcelona y Lleida en 55 minutos a una velocidad de 250 kilómetros por hora. Los trenes saldrían cada hora y cada 30 minutos en los momentos de mayor afluencia de viajeros. Cuando la línea del AVE llegue a Girona en 2009, se podrá configurar una red de la trenes de FGC que, circulando por las vías del AVE, unirían las cuatro capitales catalanas.

Por aquellas fechas, cuando pueda llevarse a la práctica el proyecto, Ferrocarrils no podrá disponer de unidades propias, por lo que recurirá a alquilárselos a la propia Renfe o recurrirá al mercado internacional para poder dar este novedoso servicio.

El director del programa para la Movilidad de la Generalitat, Miquel Àngel Dombriz, explicó ayer, en una jornada sobre el AVE organizada en Lleida por el sindicato UGT, que el nuevo servicio también permitiría conectar las ciudades de Lleida y Figueres en 2009 cuando esté construida la línea del tren de alta velocidad hasta la frontera francesa.

Dombriz señaló que en un futuro, sobre una determinada infraestructura, habrá diferentes servicios: los de largo recorrido, que prestarán Renfe y otros operadores, pero también podrá utilizar la misma línea FGC, que podrá conectar así las cuatro capitales sin realizar una inversión tan elevada como la que requieren los trenes, como los AVE, que pueden alcanzar los 350 kilómetros por hora.

La idea de la Generalitat de utilizar la línea del AVE para crear una red paralela de trenes rápidos en recorridos de media distancia no es nueva y el Estatuto prevé el desarrollo de un tren regional de alta velocidad para conectar las cuatro capitales catalanas. En principio, los trenes no irían a más de 250 kilómetros por hora, con lo que los precios serían más económicos que los del AVE. La Generalitat prevé integrar toda la red ferroviaria catalana en un plazo de seis años.

En el caso de Lleida, el nuevo servicio deberá estar conectado con los trenes regionales hasta Cervera, Balaguer y les Borges Blanques, de manera que queden cubiertas las necesidades de comunicación ferroviaria de todo el territorio.

Durante la jornada del sindicato en Lleida se dio por hecho que el ente Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), encargado de llevar a cabo la construcción de las vías y estaciones del tren de alta velocidad, cumplirá el calendario sobre la llegada del AVE a Tarragona, prevista para finales de este año, y a Barcelona, fijada para el mes de diciembre de 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de noviembre de 2006