Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tura critica haberse enterado de que dejaría de ser consejera de Interior por una rueda de prensa

Los delitos descienden un 5% en Barcelona en el primer año de despliegue de los Mossos

La consejera de Interior en funciones, la socialista Montserrat Tura, criticó ayer la forma en la que supo que esta legislatura dejaría de ser la máxima responsable del área: a través de una rueda de prensa de Iniciativa per Catalunya Verds que, a juicio de Tura, "no debió haberse celebrado". En su última rueda de prensa, la todavía consejera -que será sustituida en el cargo por el ecosocialista Joan Saura- hizo balance del primer año de despliegue de los Mossos d'Esquadra en Barcelona. En 12 meses, resaltó Tura, las denuncias policiales en la capital han descendido un 5%.

En un Gobierno democrático, los cargos públicos "no pertenecen a una persona", sino que tienen un carácter "temporal y efímero". Bajo esta premisa, Tura se mostró comprensiva sobre la decisión, ya tomada, de que en la legislatura que acaba de iniciarse dejará de ser consejera de Interior de la Generalitat. "Lo único que lamento es que no podré ver cada día a ciertas personas con las que había creado fuertes lazos de amistad", señaló.

"Se ha acabado y punto", reiteró Tura. Pero a pesar de sus esfuerzos por dibujar una despedida de color de rosa, no pudo evitar una pequeña dosis de sabor amargo. Según la consejera, las "partes negociadoras" del nuevo Gobierno tripartito (o sea, PSC, ERC e ICV) habían acordado que, antes de dar a conocer el reparto de carteras a la opinión pública, "se hablaría con los implicados directos", es decir, con los consejeros que dejarían de serlo.

No fue así y, según admitió Tura, se enteró de que abandonaba Interior, tras tres años en el cargo, a través de una rueda de prensa de ICV-EUiA. En aquellas declaraciones, los responsables de la coalición ecosocilista anunciaron que asumirían el Departamento en el nuevo Gobierno de Entesa. "Pero eso ya está hecho y ya pasó", dando a entender que no había que dar más vueltas al asunto.

A juicio de Tura, el que será próximo consejero de Interior, Joan Saura, es "suficientemente espabilado para imprimir el carácter que le quiera dar al Departamento de Interior".

Más delitos en Ciutat Vella

Tura hizo estas declaraciones en una rueda de prensa para hacer balance del primer aniversario de los Mossos en Barcelona. Acompañada por el director de Seguridad Ciudadana, Jordi Samsó, y por el jefe de los Mossos d'Esquadra en Barcelona, el intendente Joan Miquel Capell, Tura dijo que desde el inicio del despliegue, el 1 de noviembre del año pasado, se han registrado un total de 189.737 infracciones penales.

Cerca de la mitad se concentraron en sólo dos distritos: Ciutat Vella y el Eixample. Si a estos dos se suman los de Les Corts y Sants-Montjuïc, concentran casi tres cuartas partes de los delitos. "Es normal, porque es la zona donde hay más gente y más actividad turística", justificó Tura. Julio fue el mes más activo para los delincuentes y enero, el más sosegado.

Los delitos contra el patrimonio -desde los pequeños hurtos de un teléfono móvil hasta los asaltos a viviendas, pasando por las estafas- ocupan el primer lugar en cuanto al número de infracciones, con 75.202. Le siguen, muy de lejos, los delitos por lesiones y los relacionados con el tráfico. Además, en el primer año de mossos en Barcelona, 17 personas murieron de forma violenta. "La cifra representa la mitad del año anterior", se felicitó Tura.

"El cambio ha ido bien"

Según los datos que presentó la consejera de Interior, las denuncias policiales tramitadas a los juzgados de guardia desde principios de año descendieron un 5,17% respecto al mismo periodo de 2005 (158.444 frente a 167.086), cuando el responsable de la seguridad y el orden público en Barcelona era el Cuerpo Nacional de Policía. A juicio de la consejera en funciones, las cifras deben interpretarse como un ligero descenso de la actividad delictiva. "Parece que el cambio de sistema policial le ha sentado bien a Barcelona".

En su primer año, los 2.614 agentes de los Mossos d'Esquadra detuvieron a 21.755 personas. La policía autonómica resuelve, como media, el 27% de los casos que le llegan. "En el ámbito policial, estar por encima del 20% se considera un éxito", subrayó Tura. No obstante, la eficacia varía mucho: es muy escasa en el caso de los pequeños hurtos, y mucho mayor en el caso de grandes delitos, como homicidios.

Tura se mostró especialmente preocupada por los casos de violencia doméstica. En un solo día, como media, se denuncian once agresiones a mujeres, se detiene a seis presuntos maltratadores y los jueces emiten siete órdenes de protección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006