Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis mexicana

López Obrador se proclama 'presidente' para luchar por un nuevo México

Los 12 'ministros' del candidato derrotado de la izquierda se disponen a fiscalizar a Calderón

Andrés Manuel López Obrador, líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda y candidato derrotado por estrecho margen en las elecciones mexicanas del 2 de julio, anunció anoche el comienzo de la lucha por una nueva república como "presidente legítimo" al frente de un Gobierno paralelo. Ante cientos de miles de seguidores en la plaza del Zócalo de Ciudad de México, inició un amplio movimiento de resistencia contra el presidente electo, Felipe Calderón, aunque con un significativo cambio de tono, al dar énfasis a la acción parlamentaria frente a la resistencia callejera.

Los 12 ministros del llamado Gabinete legítimo se disponen a fiscalizar día a día la acción de gobierno del presidente constitucional, que asumirá sus funciones el próximo 1 de diciembre, y a quien López Obrador niega toda legitimidad. José Agustín Ortiz Pinchetti, abogado de reconocida trayectoria democrática y estrecho colaborador de López Obrador en su época de alcalde del Distrito Federal, ocupará la principal cartera del Gobierno paralelo, como secretario (ministro) de Relaciones Políticas. La víspera, Ortiz Pinchetti replicó a quienes califican de ficción o parodia la toma de posesión, y aseguró que "se trata de ejercer el poder".

En su discurso, el líder del PRD anunció las 20 primeras medidas de su Gobierno. Pero en lo que supone un significativo cambio de tono, más institucional, puso especial énfasis en la acción de los legisladores del Frente Amplio que preside en el Congreso, frente a la resistencia callejera.

La ceremonia de ayer había sido convocada el pasado 16 de septiembre por la Convención Nacional Democrática, en la que el ex alcalde de la capital fue proclamado a mano alzada presidente legítimo, como expresión de rechazo a Calderón, por considerar que su victoria fue producto de un fraude. El Tribunal Electoral certificó el 5 de septiembre el triunfo del candidato del conservador Partido Acción Nacional (PAN), aunque reconoció que la campaña electoral estuvo rodeada de irregularidades.

Con todo el protocolo del caso, López Obrador recibió de representantes de distintos sectores sociales la banda presidencial, con los colores de la bandera mexicana, pero sin el escudo constitucional. Se evitó así infringir el artículo 34 de la ley del escudo, la bandera y el himno nacionales. Acompañado de los 12 integrantes de su Gabinete y de numerosos invitados especiales de organizaciones políticas y sociales, el candidato derrotado en las urnas fue el único orador.

Desde el pasado día 4, López Obrador explicó en distintos puntos de la geografía mexicana los detalles de su Presidencia legítima. Repitió que no será un Gobierno tradicional, a pesar de que tendrá varios de sus ingredientes -"presidente, gabinete y programa"-, pero, sobre todo, "tendrá el apoyo de la gente, porque el Gobierno sin el pueblo es un cascarón".

Las dos grandes tareas de los ministros de López Obrador serán "defender al pueblo y proteger el patrimonio nacional" a través de la denuncia permanente y la presentación de iniciativas de ley. Una red de representantes del gobierno paralelo en los 2.500 municipios de la república será la base de apoyo a la última iniciativa lopezobradorista. Quienes quieran formar parte sólo tendrán que firmar una carta de compromiso.

"Será una oposición firme, pero sin intención de derribar al Gobierno", advirtió el ministro Ortiz Pinchetti. "Tendremos una actitud de resistencia extrema, pero sin intención subversiva. Impulsaremos propuestas y haremos acciones de gobierno, con una gran capacidad de movilización".

Los cientos de miles de personas que acudieron al Zócalo estaban pendientes del plan de acción que López Obrador tenía previsto anunciar con vistas al próximo 1 de diciembre. Pero llamó la atención que no hiciera ni una sola mención al anunciado boicoteo a la toma de posesión de Calderón, prevista en el palacio de San Lázaro, sede de la Cámara de Diputados, a la que están invitados mandatarios de todo el mundo.

La iniciativa de constituir un gobierno paralelo tiene un antecedente en el año 1988, tras las elecciones presidenciales ganadas por el priísta Carlos Salinas de Gortari. La oposición acusó al vencedor de fraude, y el panista Manuel Clouthier formó un gabinete alternativo, del que formó parte el actual presidente, Vicente Fox. Aquella iniciativa no tuvo mayor trascendencia por falta de continuidad.

Los sondeos recientes muestran que la mayoría de mexicanos no ven con buenos ojos la decisión de López Obrador de autoproclamarse presidente legítimo. Al mismo tiempo, según revela la empresa Parametría, uno de cada dos consultados cree que la campaña electoral de las presidenciales tuvo irregularidades, y el 36% de la población considera que México no es una democracia.

PRESIDENCIA PARALELA

Cientos de miles de personas se concentran en la plaza del Zócalo de la capital de México

López Obrador recibe la banda presidencial, con los colores de la bandera, pero sin el escudo, para no infringir la ley

La mayoría de los mexicanos no ve con buenos ojos la decisión del líder de la izquierda, según los sondeos

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 2006

Más información