Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La diputaciones presentarán por separado el nuevo IRPF el martes

Las tres haciendas forales presentarán por separado el nuevo IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) tras los consejos de gobierno del próximo martes. Representantes de las diputaciones y del Ejecutivo vasco llegaron ayer a un acuerdo en el seno del Órgano de Coordinación Tributaria y se redacta ya el anteproyecto de nueva norma para que pueda ser enviados a las Juntas Generales de los tres territorios el mismo martes. El nuevo IRPF, que estará en vigor el próximo ejercicio y se aplicará a las declaraciones de la renta que se hagan en la primavera de 2008, va a la zaga de la reforma ya aprobada para territorio común.

Las negociaciones sobre el nuevo impuesto vasco se han retrasado tanto para ajustar la deducción por vivienda así como para evaluar el coste recaudatorio de la rebaja que implica la reforma. Los contribuyentes notarán sus efectos en dos fases: la primera en la reducción de la tabla de retenciones, que se aplicará desde el primero de enero próximo; y la segunda, en las declaraciones del ejercicio que presentarán en 2008. El cálculo que han hecho las diputaciones les indica que los cambios en el impuesto tendrán una repercusión soportable en la recaudación.

La principal novedad y el principal escollo negociador es la deducción por vivienda. El llamado crédito fiscal, que hasta ahora se aplicaba a la unidad familiar, se extenderá a cada uno de los cónyuges.

Facilitar la gestión

Esta decisión tiene por objeto facilitar la gestión del impuesto en caso de rupturas de la unidad familiar y otros casos similares. Hasta ahora el límite de la deducción era de 27.000 euros de por vida para la unidad familiar; en el futuro superará, según fuentes forales, los 36.000 euros para cada miembro de la pareja, por lo que aumenta más del doble y se iguala en su cuantía a la fórmula existente en el resto de España. La deducción por vivienda con crédito fiscal fue una innovación aportada en 1998 por el entonces vicelehendakari y responsable de Hacienda, Juan José Ibarretxe.

Respecto a los tipos, el máximo se establece en el 45%, dos puntos por encima del fijado por el Gobierno central. El tipo inferior se sitúa en el 23%, pero, además del mínimo vital exento, se introduce una deducción directa en la cuota de 1.250 euros, lo en la práctica equipara el gravamen al 15% vigente ahora. Un procedimiento similar se ha desarrollado en la reforma estatal.

Los incrementos patrimoniales tributarán a un tipo único del 18%, que se aplicará también a la totalidad de los productos de ahorro, independientemente del tiempo que hayan estado en poder del contribuyente. También se mejoran las deducciones por hijos y por personas mayores a cargo del contribuyente. Las haciendas consideran que los cambios introducidos dejarán más dinero en manos de los ciudadanos sin que el impuesto pierda su carácter progresivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006