Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones autonómicas en Cataluña

Ciutadans da la sorpresa al conseguir tres diputados

El partido antinacionalista logra casi 90.000 sufragios, el 3,04% de los votos

Ciutadans-Partit de la Ciutadania, la formación más joven de las que se presentan a las elecciones catalanas, dio ayer la sorpresa al lograr entrar en el Parlamento catalán, aunque por la mínima. Necesitaba el 3% de los votos y logró el 3,04%. Con el 100% de los votos escrutados obtuvo 89.500 votos y tres escaños, los tres en Barcelona. El partido ha centrado su campaña en la defensa del bilingüismo, que, en opinión de sus dirigentes, no se produce en Cataluña.

Ha hecho una campaña 'antiestablishment', criticando a sus contendientes electorales

La euforia se desató en el hotel desde donde se siguió la jornada electoral. En las noches electorales, todos los candidatos parecen haber ganado los comicios, pero el presidente de Ciutadans y número uno por Barcelona, Albert Rivera, parecía anoche el gran triunfador del 1-N. Su partido ha logrado tres escaños en apenas unos meses de vida. Además de Rivera, entrarán en el Parlament Antonio Robles y José Domingo. "Hoy hay un voto de ilusión en las urnas", proclamó un Rivera eufórico, recibido por los militantes entre gritos de "Albert, presidente", "A por ellos" y "Libertad, libertad".

Arropado por algunos de los intelectuales promotores del partido, y cerca de 200 militantes, Rivera inició su discurso parafraseando a Martin Luther King. "La gente de Ciutadans hace mucho tiempo que tiene un sueño", dijo, y describió cómo es la Cataluña que ha soñado: "Una Cataluña que no sancione a las empresas por hablar una lengua u otra, que no haga informes para conocer la ideología de los periodistas, donde la inversión se destine a educación y a ciencia y no a las selecciones deportivas catalanas".

Una Cataluña, continuó, donde "el conseller en cap no hable con bandas terroristas ni haga boicoteo a otras ciudades". Rivera se quejó de la escasa presencia que ha tenido la formación en los medios de comunicación durante la campaña. En su opinión, los tres diputados conseguidos en la provincia de Barcelona "proceden en buena parte de votantes del PSC, de la abstención y alguno del PP".

El presidente de Ciutadans avanzó las líneas que su formación seguirá en el Parlamento catalán, reiteró que no establecerá pactos estables con ningún otro partido, aunque sí espera llegar a acuerdos puntuales. Con los tres escaños conseguidos, "impulsaremos una nueva ley electoral, con listas abiertas y limitación de mandato a ocho años", apuntó, "y no permitiremos que se sancione a las personas por usar una u otra lengua".

Uno de los impulsores del partido que se define como socialdemócrata y antiestablishment, el catedrático de Derecho Francesc De Carreras, opinó que los resultados obtenidos "demuestran que en Cataluña hace 26 años que se gobierna igual y la gente se ha hartado". También arroparon a Rivera otros promotores del partido, como Iván Tubau y Arcadi Espada.

Más allá del bilingüismo y la crítica a la izquierda por haber defendido posiciones "nacionalistas", la campaña electoral de Ciutadans ha intentado ser rompedora. Primero, colocando como número uno por Barcelona a un joven y desconocido abogado de 27 años, que es Albert Rivera. Luego, haciendo un póster de campaña con el candidato desnudo, tapándose púdicamente sus partes, con la leyenda: "Nos importas tú. Sólo nos importan las personas".Ayer Rivera repitió este lema y prometió dar guerra en el Parlamento. "Ciutadans, ya som aquí" (Ciudadanos, ya estamos aquí), proclamó parafraseando al presidente Josep Tarradellas a su regreso del exilio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 2006