Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE presiona a Turquía para que acelere las reformas y abra a Chipre los puertos y aeropuertos

La presidencia de la Unión Europea está intensificando sus esfuerzos y su presión sobre Turquía para que acelere sus reformas y abra sus puertos a los buques y aeronaves de Chipre con el fin de evitar la suspensión de las negociaciones de adhesión. Antes de fin de año la UE debe efectuar un informe sobre los esfuerzos realizados por Turquía en este campo.

La apertura a Chipre de los puertos y aeropuertos turcos antes de fin de año, tal como establece el protocolo firmado por el Gobierno de Ankara en 2005, es vital para el mantenimiento de las negociaciones. Los avances de las relaciones con Turquía y el futuro de la ampliación europea constituirán el tema central de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco que se celebrará a mediados de diciembre.

Erkki Tuomioja, ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia, que ostenta la presidencia de turno de la Unión, se reunirá el viernes con el líder turcochipriota, Mehmet Alí Talat, para preparar un encuentro con todas las partes implicadas, que podría celebrarse este fin de semana en Finlandia. El objetivo es que las partes flexibilicen sus posiciones para evitar la ruptura de las negociaciones.

El retraso de Ankara en las reformas legales y administrativas exigidas por la UE y la negativa a abrir sus puertos a las naves y aeronaves grecochipriotas se detalla en el informe que el próximo 8 de noviembre hará público el comisario para la Ampliación, Olli Rehn. El informe señala que "las persecuciones y condenas por la expresión de opiniones no violentas... están preocupando seriamente". La inquietud de Bruselas está relacionada con las graves deficiencias existentes en materia de libertad de expresión que se refleja en la continua represión a escritores y periodistas. El caso más emblemático ha sido el de la persecución efectuada contra el premio Nobel de Literatura Orhan Pamuk. El informe de la Comisión Europea, pendiente aún de conclusión, también advierte de que continúan produciéndose casos de "tortura y malos trataos, especialmente fuera de los centros de detención".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 2006