Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuñado de Amat obtuvo beneficios millonarios con la venta de terrenos del Gran Plaza

Miguel Pintor, cuñado del alcalde del municipio almeriense de Roquetas de Mar, Gabriel Amat (PP), obtuvo beneficios millonarios por la venta de los terrenos donde se construyó el área comercial Gran Plaza, cuya licencia de apertura ha sido anulada por el TSJA. El Consistorio roquetero, además, vendió el aprovechamiento medio a General de Galerías Comerciales, SA, muy por debajo del valor del metro cuadrado comercial.

Los terrenos donde ahora se asienta la gran superficie comercial habían sido comprados previamente al propio Gabriel Amat y a su mujer, tal y como reconoció el primer edil en rueda de prensa celebrada días atrás. "La directiva socialista de Roquetas anda por ahí diciendo que los terrenos eran de Gabriel Amat. Y lo voy a decir por última vez: la vida particular de Gabriel Amat no tiene nada que ver con el Ayuntamiento. Gabriel Amat compró esos terrenos, -según la escritura número de protocolo 1.414- el 30 de abril de 1990. Gabriel Amat vendió esos terrenos el 24 de noviembre de 1992 (número de protocolo 3.572). Por tanto, Gabriel Amat no le ha vendido nada a los señores de Gran Plaza", explicó el primer edil.

Traspaso

El alcalde vendió las tierras al hermano de su esposa por valor de 470.000 euros. Seis años después, General de Galerías Comerciales, SA, propietaria actual del centro comercial Gran Plaza, compró a Inmaculada Algaida SL -la sociedad participada y presidida por el cuñado del alcalde- parte de los terrenos donde se ubica el centro comercial por importe de 2.343.000 euros en septiembre de 1998.

El alcalde negó días atrás haber tenido una relación directa en la venta de los terrenos con el empresario Tomás Olivo, consejero de General de Galerías e implicado en la Operación Malaya contra la corrupción en Marbella.

"La vida particular de Gabriel Amat no tiene nada que ver con el Ayuntamiento. Gabriel Amat no le ha vendido nada a los señores de Gran Plaza. Es verdad que antes de estar en este Ayuntamiento, Gabriel Amat ha comprado y ha vendido como cualquier ciudadano más. Y he construido invernaderos, todos los que he podido. Éste ha sido mi trabajo y no renuncio a él", defendió.

Una vez que los terrenos pasaron a manos de General de Galerías, el propio Ayuntamiento de Roquetas de Mar renunció al 10% del terreno al que tenía derecho por ley para aprovechamiento medio y vendió a Olivo algo más de 5.000 metros cuadrados. General de Galerías compró ese 10% de terreno por un importe de 357.885 euros que fueron ingresados en la tesorería municipal en carta de pago el 7 de diciembre de 2000. El metro cuadrado de ese terreno industrial-comercial se vendió a razón de unos 60 euros cuando el precio de mercado es de 400 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006