Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los maestros de Oaxaca, divididos sobre la continuidad de su protesta

Los gritos de "traidor" y "vendido" referidos al secretario general de la sección de Oaxaca del sindicato de maestros, Enrique Rueda, se escucharon ayer a través de las ondas de la emisora Radio APPO. Rueda anunció el jueves por la noche en la Ciudad de México que la decisión de reanudar las clases era un hecho y que sólo quedaba por definir la fecha de la reapertura de las escuelas. Los sectores más radicales del sindicato y de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) no están dispuestos a poner fin a la huelga que comenzó el 22 de mayo mientras el gobernador Ulises Ruiz siga en el cargo. El mandatario oaxaqueño declaró en una entrevista a este diario que "se están resolviendo prácticamente la totalidad de las 17 demandas que plantearon en el origen del conflicto".

Delegaciones sindicales de varias regiones oaxaqueñas rechazan la postura de aceptar la oferta de la Secretaría de Gobernación, que da luz verde a buena parte de las reivindicaciones de los docentes. Ayer estaba convocada una asamblea general de los maestros de Oaxaca para ratificar el acuerdo anunciado por Rueda. Grupos contrarios a la vuelta a las clases estaban dispuestos a impedir la reunión siguiendo las cosignas lanzadas por radio por los sectores más radicales.

El clima enrarecido en la ciudad de Oaxaca empeoró ayer tras la acción intimidatoria perpetrada en la madrugada del sábado, cuando unos desconocidos efectuaron varios disparos frente a la casa del pintor Francisco Toledo. El artista, que participó en varios intentos de mediación entre los huelguistas y el Gobierno, aseguró que no piensa abandonar la ciudad, donde es la figura del mundo de la cultura más respetada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 2006