Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La brasileña que extorsionó a dos jueces británicos pasará 33 meses en prisión

Una limpiadora brasileña convertida en estrella de la prensa sensacionalista británica fue condenada el viernes a 33 meses de prisión por chantajear a una juez y robar vídeos con imágenes comprometidas a otro magistrado con quien las dos mujeres habían mantenido una relación amorosa.

El tribunal penal londinense de Old Bailey impuso esa pena a Roselane Driza, de 37 años, quien trabajó como limpiadora para una magistrada que sólo puede ser identificada como J y el juez Mohammed Ilyas Khan, colegas en el Tribunal de Asilo e Inmigración. "Tras escuchar las pruebas, la opinión que me formo sobre usted es que es una mujer codiciosa y decidida. Vio una oportunidad de ganar mucho dinero y decidió aprovecharla", le dijo el juez Peter John Beaumont, que le impuso 30 meses de prisión por el cargo de chantaje y tres por el del robo de las cintas de vídeo.

La historia se remonta a 1999, cuando Roselane comenzó a trabajar para la juez, a quien le dijo que tenía estatus de refugiada, según contó la magistrada en el juicio. Cuando los jueces se separaron, ambos mantuvieron a la mujer como limpiadora, aunque después la juez decidió despedirla por considerar que se entrometía en su vida. Roselane, que podría ser deportada al término de la condena, continuó trabajando para Khan, con quien inició una relación amorosa que duró hasta que la magistrada los descubrió. Tras ser despedida por el juez, la limpiadora exigió a la magistrada el equivalente de 29.200 euros a cambio de no revelar que había trabajado ilegalmente para ella y amenazó al hombre con difundir dos vídeos suyos con imágenes comprometidas.

Las revelaciones ante el juez de la limpiadora, con todo tipo de detalles escabrosos, pueden tener graves consecuencias para los dos magistrados. El Departamento de Asuntos Constitucionales informó de que estaba considerando abrir una investigación disciplinaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 2006