Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Supuestos ecologistas liberan 15.000 visones de tres granjas de Galicia

La Xunta advierte que los animales en libertad son una amenaza para el medio ambiente

Santiago de Compostela

Más de 15.000 visones criados en cautividad vagaban ayer por la provincia de A Coruña después de que unos desconocidos los liberaran de las tres granjas en las que vivían. Un dispositivo de rescate integrado por guardias medioambientales, brigadas de montes y agentes de la Guardia Civil, intenta capturar a los animales para evitar que ataquen a vecinos, ganado o especies protegidas de la fauna gallega como la marta. Los visones, criados para fabricar abrigos y cosméticos, estaban encerrados en tres explotaciones de Oza dos Ríos, A Baña y Muros.

Entre las tres y las seis de la mañana del domingo, los cierres de las tres granjas, ubicadas a decenas de kilómetros de distancia entre sí, fueron forzados. Los autores de los asaltos esparcieron pienso en el exterior de los recintos para atraer a los visones y colocaron rampas para facilitar su huida. De las instalaciones de Oza dos Ríos escaparon más de 10.000 ejemplares, 5.000 de la de Muros y 500 de A Baña, según el recuento de urgencia realizado ayer entre la Xunta y los propietarios de los negocios afectados. Al caer la noche, quedaban por localizar 6.000 ejemplares.

La Guardia Civil sospecha que se trata de una "acción organizada" de colectivos que se oponen a la cría en cautividad de estas especies e investiga para identificar a los autores. Los técnicos de Medio Ambiente del Gobierno gallego aseguran que la mayor parte de los visones liberados perecerán en un par de días: criados en cautividad, son incapaces de lograr alimento en la naturaleza. El director general de Conservación de la Naturaleza de la Consellería de Medio Ambiente, Xosé Benito Reza, calcula que el dispositivo de rescate desplegado para localizar a los visones tardará al menos una semana en capturar a los que sobrevivan y recoger los cadáveres de los que fallezcan. Reza sostiene que los responsables de la liberación de los visones le han hecho un "flaco favor" al medio ambiente.

Cadáveres de visones yacían ayer ya por la mañana en el entorno de las tres granjas y en las carreteras cercanas, mientras agentes forestales y guardias civiles intentaban capturar los ejemplares vivos en colaboración con brigadas municipales. La Xunta recomienda a los ciudadanos que se topen con estos animales que no traten de atraparlos, ya que son muy feroces y podrían herirles.

La Consellería de Medio Ambiente teme que la presencia de miles de visones en los montes y prados de Galicia provoque daños medioambientales en un radio de cientos de kilómetros, ya que, según el director general de Conservación de la Naturaleza, se trata de una especie voraz que se desplaza a gran velocidad por todo tipo de hábitats. Así lo demuestra el hecho de que hace unos meses fueron localizados en las islas Cíes, ubicadas frente a Vigo, algunos de los 30.000 visones liberados el verano pasado de una granja cercana a Santiago. Aquella acción fue reivindicada por el Frente de Liberación Animal a través de las pintadas que dejaron en los muros de la explotación.

En esta ocasión, las personas que liberaron a los visones de las tres granjas en el plazo de tres horas no han dejado firma. La Consellería de Medio Ambiente coincide con la Guardia Civil en que se trata de actos organizados. Los responsables de la investigación sospechan de colectivos contrarios al maltrato animal y la cría en cautividad, que suelen tener a los empresarios peleteros en su punto de mira. La propietaria de la granja de Oza dos Ríos, de la que ayer escaparon 10.000 visones, la conocida peletera gallega Charo Carrillo, asegura que el suceso ha arruinado "veinte años de trabajo" y ha acabado con una explotación que se había convertido en uno de los diez mejores centros de investigación genética del visón en el mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de octubre de 2006