Putin, recibido en Alemania al grito de "¡asesino!, ¡asesino!"

Miles de personas rinden homenaje en Moscú a la periodista Anna Politkóvskaya

Al grito de "¡asesino, asesino!" fue recibido ayer el presidente ruso, Vladímir Putin, en la ciudad alemana de Dresde, donde participó en el Diálogo de San Petersburgo, un foro de discusión germano-ruso que se celebra anualmente desde 2001. Los gritos procedían de un grupo de manifestantes que se encontraban entre las 2.000 personas que esperaban a Putin su llegada al Palacio de Dresde, donde visitó, acompañado de la canciller alemana, Angela Merkel, la llamada Bóveda Verde, un museo de joyas reales.

Más información
Ni un solo paso atrás

"Asesino, ya no eres bienvenido aquí", decía la pancarta que sostenía uno de los congregados. Los manifestantes expresaron así su ira por el asesinato el pasado sábado en Moscú, a manos de un desconocido, de la periodista rusa Anna Politkóvskaya, crítica con el régimen de Putin, que denunció reiteradamente los atentados contra los derechos humanos cometidos por el Gobierno ruso en Chechenia.

Putin condenó el asesinato y prometió una investigación del crimen que acabe con la captura y castigo de los responsables. "Es una atrocidad repugnante. No sólo han matado a una periodista, sino a una mujer y a una madre", dijo el presidente. "Quien quiera que haya cometido el crimen y cualesquiera los motivos que le hayan llevado a ello, debe ser capturado y castigado", declaró el presidente ruso después de una reunión de una hora con Merkel.

Durante su participación en el foro posterior a la conferencia de prensa, Putin quitó relevancia al trabajo de Politkóvskaya. "Los artículos de la señora Politkóvskaya eran muy radicales. Era muy conocida en círculos periodísticos, de defensores de los derechos humanos y en Occidente. Pero no fue capaz de influir seriamente en la política rusa. El asesinato de una persona así perjudica mucho más a aquellos a los que ella criticaba que sus artículos mismos", dijo Putin, que añadió que el asesinato daña la imagen de Rusia.

La canciller Merkel había adelantado que trataría el asunto en su reunión con el mandatario ruso, y al terminar se mostró satisfecha con la promesa de Putin de encontrar y castigar a los asesinos. "Doy por seguro que se hará todo lo posible", dijo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Putin y Merkel condenaron también el ensayo nuclear de Corea del Norte, tema que tenían previsto abordar más tarde en una cena, en la que también se trataría el caso de Irán y la reciente tensión entre Rusia y Georgia. En el Diálogo de San Petersburgo participaron ayer, además de la canciller alemana y el presidente ruso, el último primer ministro de la República Democrática Alemana (RDA), Lothar de Maizière, y el último presidente de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov. Fue de la mano de De Maizière como Merkel ingresó en la política alemana en 1990.

Mientras, miles de personas acudieron ayer, indiferentes a la lluvia y el frío, al cementerio de Troyekúrovo de Moscú a rendir un último homenaje a la valerosa periodista Anna Politkóvskaya, informa Rodrigo Fernández. Activistas de derechos humanos, diplomáticos extranjeros, colegas y simples admiradores de la incansable luchadora contra las arbitrariedades e injusticias en Rusia hicieron largas filas para entrar en la cámara mortuoria donde yacía el féretro y despedirse con flores de la periodista. Nóvaya Gazeta, el periódico donde trabajaba Politkóvskaya, ha ofrecido una recompensa de unos 735.000 euros por información que ayude a capturar a los ejecutores y organizadores del asesinato.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS