Andalucía registra un récord de nacimientos de linces en libertad

La población de linces que viven en libertad en España -y sobre todo en Andalucía, su mayor reserva- tuvo en 2005 su mejor época. En el último año han nacido 58 linces en libertad, la mejor cifra de los últimos 10 años. El año anterior nacieron 37 y el anterior, 44. Parece que la reintroducción del conejo -principal alimento de estos felinos funciona, y el número de animales se mantiene o se recupera lentamente. Según la Junta de Andalucía, de 130 ejemplares en 2001 se ha pasado a 150 en 2005. Pese a todo, el lince ibérico sigue siendo el felino más amenazado del mundo.

El estudio se ha centrado en los dos núcleos de población de estos grandes gatos,

endémicos de la Península Ibérica: Doñana y Sierra Morena. La cifra de 58 crías nacidas en libertad es "una extraordinaria noticia, pues el mantenimiento de las poblaciones silvestres es, sin ninguna duda, el objetivo principal del trabajo de Medio Ambiente respecto a este felino en peligro críticos de extinción", indican fuentes de la Junta. Aparte de estos resultados, la Junta destaca otro aspecto positivo: la creación de un colchón mediante la reproducción en cautividad.

El dato de 58 cachorros de lince es la cifra de la que se tiene constancia exacta, pero parece probable que sean más, y no se hayan localizado, según indican las autoridades andaluzas. Destaca el incremento de crías en 2006 en Andújar y la estabilización en Doñana.

El número de hembras territoriales (que se han asentado en una zona) ha pasado de unas 30 o 32 en 2002 a 37 o 39 en 2006. También ha aumentado el número de las que están en edad de reproducirse, que ha pasado de 21 a 27 en el mismo periodo.

Parte de este -relativo- éxito se debe al proyecto Life, una iniciativa de la Unión Europea, la Junta y el Ministerio de Medio Ambiente, que ha permitido contar con más fondos para los proyectos de conservación y reintroducción del lince. Para el periodo que va de 2006 a 2011 esta aportación ascenderá a 26 millones de euros, la mayor dotación para un programa ambiental en Andalucía.

Evitar los atropellos

La iniciativa incidirá en evitar uno de los mayores peligros para los animales que viven en libertad: los atropellos. La construcción de vallas para evitar que los animales crucen las carreteras por lugares peligrosos, el control de velocidad de los vehículos mediante radares o el soterramiento de las carreteras más críticas, están entre las medidas en estudio.

También se reforzará su variabilidad genética cruzando animales de ambas poblaciones, para darles una mayor protección ante posibles epidemias. Cuando el número de individuos de una especie se reduce mucho se corre el riesgo de que una infección acabe con todos ellos, ya que no hay una masa crítica suficiente para que la selección natural actúe y sobreviven aquellos animales con una variante genética que les confiera resistencia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS