Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los camioneros del Puerto de Bilbao ponen fin a tres días de paro por las detenciones

La sede de Sintrabi sigue precintada desde que fue registrada por la Ertzaintza el viernes

La actividad en el Puerto de Bilbao se normalizó en la tarde de ayer, cuando los camioneros autónomos suspendieron el paro en el transporte de contenedores iniciado el viernes por la operación policial. El sindicato Sintrabi, al que pertenecían 14 de los 19 imputados -todos ellos en libertad sin medidas cautelares-, decidió en una asamblea, cargada de crispación por lo ocurrido, volver al trabajo y aplazar hasta la próxima semana posibles nuevas protestas. La sede del sindicato sigue precintada desde el viernes, cuando fue registrada por agentes de la Ertzaintza.

Después de la puesta en libertad de los 19 detenidos sin medidas cautelares, los afectados y sus abogados se encuentran a la espera de que el titular del Juzgado central número 6 de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, concrete en un auto si hay imputaciones y a cuántas personas afecta. Los detenidos fueron dos directivos de las principales empresas que operan en el Puerto, los responsables de tres firmas comercializadoras de transporte -las que intermedian entre el consignatario y el camionero para asignar la carga- y 14 miembros del sindicato de transportistas autónomos Sintrabi.

La investigación policial había detectado presuntos delitos de asociación ilícita, extorsión, amenazas y coacciones, cohecho, fraude y maquinación para alterar los precios, pero no se ha levantado el secreto del sumario. Los imputados coincidieron ayer en que las imputaciones se basaban en escuchas telefónicas, sin aportar pruebas de otro tipo. La mayoría de ellos censura la actuación "desproporcionada" de la Ertzaintza, cuyos responsables aseguran, sin embargo, haberse limitado a actuar según el mandato judicial.

El sindicato Sintrabi celebró ayer por la mañana una asamblea en el Puerto y acordó volver a la actividad desde las 14 horas. Cerca de 700 de los 850 transportistas que trabajan con los contenedores estaban parados desde el viernes en protesta por la operación. La asamblea fue tensa, con duras críticas de los camioneros a otros sindicatos y a la Autoridad Portuaria por sus declaraciones durante estos días, pero se aplazó la adopción de nuevas medidas a la próxima semana.

El sindicato Egas, cuyos 150 afiliados han trabajado con normalidad con los contenedores, denunció que en la noche del lunes fueron atacados media docena de camiones de la cooperativa Cecotrans-Biz. Mientras, la sede de Sintrabi en el barrio bilbaíno de Zorroza continúa precintada y sus dirigentes creen que se mantendrá así toda la semana.

El Gobierno, en la línea de discreción total que ha mantenido en el conflicto del transporte del Puerto desde hace más de dos años, mostró su confianza en lograr una solución pactada para cambiar el actual sistema cerrado de reparto de cargas y fijación de tarifas. Mediante un comunicado, la consejería de Transportes señaló que la Mesa de la Competitividad -el foro en el que están las instituciones, empresas y sindicatos para buscar un acuerdo- ha llegado a "un diagnóstico común y a marcar un objetivo final: abrir el Puerto a la libre competencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de octubre de 2006