Las agencias espaciales abordan en Valencia el regreso a la Luna

Unos 2.000 expertos participan en el 57º Congreso Internacional de Astronáutica

Con el tirón de EE UU, dispuesto a retomar la exploración tripulada de la Luna que abandonó hace más de 30 años, las principales agencias espaciales del mundo se han puesto a la tarea de buscar el nicho que cada uno puede ocupar en esa empresa convertida en polo de atracción de los programas de exploración. Así se puso ayer de manifiesto en la inauguración en Valencia del 57º Congreso Internacional de Astronáutica (IAC, en sus siglas en inglés). Los directores de la NASA, de la Agencia Europea del Espacio (ESA), de las instituciones correspondientes de Rusia, China, Japón, India y Canadá protagonizaron ayer la primera sesión plenaria de la reunión, en la que participan 2.000 expertos de todo el mundo bajo el lema del congreso Acercar el espacio a la gente.

Michael Griffin, director de la NASA, definió la futura exploración lunar como una empresa de cooperación internacional. "Pero no todos van a hacer lo mismo, ni pueden", comento a EL PAÍS. "EE UU desarrollará grandes sistemas de transporte, es decir, que nosotros proporcionaremos el acceso a la Luna; pero los laboratorios allí, los habitáculos, los robots de exploración, etcétera, todo eso está abierto y vamos a ir viendo cuáles pueden ser las contribuciones de cada uno. Yo lo veo de modo parecido a la cooperación en la Estación Espacial Internacional, donde EE UU proporciona el acceso, pero la mayoría de los módulos es de otros países".

Jean-Jacques Dordain, director de la ESA, no cree que deba haber un solo medio de transporte de la Tierra a la Luna, "Sería un error", dijo ayer, y por ello la agencia europea estudia la posibilidad de desarrollar un segundo sistema de viaje, en colaboración con Rusia. Es una de las cuatro grandes líneas de trabajo que la ESA tiene sobre la mesa para abordar el objetivo lunar. Las otras tres son: instrumentación en órbita lunar para comunicaciones, equipos científicos e instalaciones en la superficie.

De cualquier modo, la indefinición de estos planes lunares mantiene en vilo al mundillo espacial, pendiente de cualquier movimiento que haga la imprescindible NASA.También el responsable de la agencia rusa se refirió al posible desarrollo de un medio de transporte lunar con la ESA. El delegado japonés habló de su futura misión no tripulada Selene y el canadiense recalcó la estrategia de cooperación en sus desarrollos actuales y futuros. Del delegado chino, Wei Zhang, estuvo todo el mundo muy pendiente, y sí, habló de la exploración lunar, con vehículos todoterreno incluidos, como una de sus líneas estratégicas.

Griffin señaló que el coste del retorno a la luna será de unos 60.000 millones de dólares -unos 47.058 millones de euros- en 15 años, para empezar a hacerlo realidad hacia 2020.

Con todos los responsables de las agencias presentando su panorama de planes futuros, siempre destacando la importancia de la cooperación, la primera sesión plenaria del IAC mostró que "El espacio es una empresa global", como dijo James Zimmerman, presidente de la Federación Internacional de Astronáutica, en la sesión inaugural. Zimmerman compartió el turno de oradores con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y otras autoridades.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS