Columna
i

Aventuras, quimeras y quebraduras

Aunque gracias a una ya célebre clase magistral del Papa Benedicto XVI ante el claustro de la Universidad de Ratisbona haya sido Manuel II, el miembro muy remoto en el tiempo de la milenaria familia Paleologos -o Paleologue en su versión moderna y fundamentalmente francesa- que ha retornado a la fama, las noticias que nos llegan últimamente de casi todas las regiones de Europa deberían hacernos evocar más a un descendiente suyo, mucho más próximo a nosotros y si no tan poderoso si muy célebre y desde luego perspicaz, que fue Monsieur Maurice Paleologue, último embajador de Francia ante la corte de Nicolas II en San Peterburgo. Llegó don Mauricio a Rusia antes del ultimátum de Austria-Hungría a Serbia y la abandonó en plena revolución le habrían resultado tan familiares.

No estamos -salvo improbable alianza triunfal muy chusca entre Lukashenko, Madrazo y Llamazares- ante una nueva revolución de octubre ni tendremos una Gran Guerra como la que se fraguaba en aquel verano de 1914 en que llega este lucidísimo diplomático a la corte Romanov. Pero sí se perciben síntomas de disolución de grandes proyectos de equilibrio, una diversificación general de voluntades y una continua acumulación de síntomas de conflicto en todo el continente como los que Maurice Paleologue describe magistralmente en las memorias de su paso por la corte imperial rusa. Tiempos de zozobra con el oeste siempre indefinido frente a la brutal definición oriental.

En el oeste del continente nos encontramos unas democracias en las que la prosperidad y la seguridad alcanzada y base de su paz social y estabilidad política desde la II Guerra Mundial generan por sí mismas las mayores amenazas para su mantenimiento. Generan en su seno un caudal cada vez mayor de desafección mientras atraen a un flujo interminable de fuerzas externas que muy legítimamente buscan gozar de los beneficios que ofrece pero en gran parte ignoran cuando no desprecian o combaten las bases mismas del contrato social en el que se basa el funcionamiento de la sociedad libre y próspera. Cuando el éxito de la construcción europea exigía el salto hacia la irreversibilidad de la unidad en el continente, retornan miedos pasados, surgen otros y paradójicamente se extiende una indolencia que ignora los problemas y parece pretender darlos en herencia a generaciones futuras.

En el este del continente se fraguan mientras conflictos mucho más puntuales. Allí surgió la tragedia entonces, porque nadie sabe si se habrían dado Verdun o Somme si no hubiera habido magnicidio en Sarajevo ni ultimátum de Viena a Belgrado, ni alianza de Rusia con Serbia. En todo caso, con toda Europa occidental ahora metida en varias intervenciones militares, unas más lejanas que otras, y el tradicional gran aliado norteamericano paralizado por sus deberes y errores en otros tantos escenarios bélicos, se perfilan nuevos altercados en el este del continente.

Serbia no irá a la guerra aunque reclame de nuevo Kosovo. De momento. Pero más seria puede ser pronto la escalada de la tensión entre Rusia y Georgia ante el apetito insaciable de hegemonía del Kremlin de Vladimir Putin en el Cáucaso y la deriva nacionalista georgiana tan alimentada por los oleoductos y gasoductos como a sus mitos y leyendas. Con el ingreso de Rumania y Bulgaria, la UE ya tiene costa en el Mar negro y dos miembros que aumentarán la inestabilidad interna, la percepción de inseguridad y mayor malestar. En muchos países crujen ya las traviesas del Estado de derecho, con el descalabro de las opciones políticas democráticas y retornos aventureros al experimento social. Mientras los estados paralelos de la delincuencia, las bandas armadas y los guetos étnicos y religiosos surgen en este y oeste, se organizan y arman. Maurice Paleologue nos habría observado con tanto interés nuestra apertura europea del siglo XXI como si del suyo propio se tratara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 02 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50