Órdenes de pago para personas con apodos

En la cena del 5 de mayo de 2005 en el restaurante el Figón de Tarifa, encuentro que capta la policía, no sólo se reúne el presidente de la Audiencia de Las Palmas, José Antonio Martín, con su amigo Wilebaldo Yanes y el hermano del preso, Julio Bornia, al que absolvió en la causa de narcotráfico por la que entonces estaba preso Rafael Bornia, cuya libertad estaba en sus manos. Asistió un cuarto comensal: un socio de Rafael Bornia en una de las múltiples firmas que utilizaba para blanquear dinero. Rafael Bornia, a pesar de que percibía el desempleo, presuntamente movió más de 12 millones de euros, y controlaba un patrimonio oculto -firmas y propiedades inmobiliarias en Madrid, Málaga, etcétera- a través de testaferros.

Martín aconsejó, sin embargo, al fiscal antidroga concederle la libertad bajo fianza de 200 millones de pesetas (1,2 millones de euros), lo que éste refutó: "Los paga y se fuga". La empresa que poseía el magistrado, Inversiones Joyber -hecho considerado falta muy grave-, multiplicó sus ingresos en 2004: pasó de 5.148 euros a 192.7001.

La policía captó en 2004 órdenes de Bornia desde prisión para "una serie de entregas de dinero a diversas personas a las que se refiere con apodos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50