Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos jóvenes dejan herido a su padre en Zaragoza cuando atacaba a su ex esposa

El maltratador acuchilló a la mujer en su portal, pese a que tenía orden de alejamiento

Un hombre con orden de alejamiento, Enrique M. S., acuchilló ayer presuntamente a su ex esposa a la puerta de su domicilio en Zaragoza. Pero el desenlace fue esta vez muy distinto al de otros ataques similares, tan frecuentes este verano: los gritos de la mujer alertaron a dos de sus hijos, de 17 y 25 años, que acudieron a defenderla y persiguieron al padre. El hombre huyó y sufrió un traumatismo craneoencefálico al caer, según la Policía. A tenor de esta fuente, los hijos agredieron al padre, quien sufrió diversas lesiones en el enfrentamiento.

El presunto agresor, de 59 años, tiene una orden de alejamiento de su mujer, de la que llevaba seis años separado, y de su hija. Anoche permanecía ingresado en la UCI del hospital Clínico. La herida de la mujer, en el cuello, carece de gravedad.

A las 6.45 de ayer, los vecinos del barrio de San José escucharon gritos: "Mamá, mamá ¿qué te han hecho?". La mujer había salido con destino a su trabajo. Escondido junto al portal la esperaba su ex marido, provisto de un cuchillo de cocina, que presuntamente le clavó, según fuentes de la investigación.

Los gritos de la mujer despertaron a los vecinos y alertaron también a dos de sus hijos, de 17 y 25 años, que saltaron de la cama para ayudar a su madre. Las primeras versiones apuntan a que ambos defendieron a su madre y agredieron al padre, que está ingresado en la UCI del Clínico de Zaragoza con traumatismo craneoencefálico y ventilación asistida, aunque ayer por la tarde no se temía por su vida. Los dos jóvenes fueron detenidos por la policía, y ayer por la tarde quedaron en libertad, pero a disposición de la autoridad judicial.

Fuentes policiales aseguraron que sobre el agresor, un hombre calificado de extremadamente violento, pesaban varias denuncias y órdenes de alejamiento de su mujer y de otra hija del matrimonio, que no vivía con la madre. Ambas estaban controladas por el grupo especial de la Policía Judicial. Las primeras denuncias de intento de agresión son del año 2002; la última, del pasado año. La víctima pudo prestar ayer declaración tras ser atendida de sus lesiones. El agresor no ha podido declarar todavía.

Ayer por la mañana en el barrio los vecinos aseguraron que por la mañana oyeron gritos, escucharon lamentos, pero no vieron nada. En la calle Bellavista permaneció ayer casi durante todo el día el rastro de sangre sobre la acera. El domicilio de la víctima estaba vacío. Los dos hijos prestaron declaración ante la policía, que los puso en libertad a última hora de la tarde de ayer.

Un golpe al huir

Según el comunicado de la Jefatura Superior de Policía, emitido por la mañana, los hijos agredieron al padre y éste, en el enfrentamiento, sufrió diversas lesiones. Por la tarde estaba claro que las lesiones de la cabeza eran a consecuencia del golpe que se dio al caer cuando huía. Esta circunstancia y el hecho de que la evolución del hombre fuera favorable determinaron la decisión de dejar a los dos hijos en libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2006