Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector público batió su récord en 2005 al licitar obras por 1.755 millones de euros

Las ofertas de las administraciones se incrementaron un 11% durante el año pasado

El sector público batió su récord constructor el año pasado en Euskadi al licitar obras por 1.755,3 millones de euros, lo que supone un 10,9% más que el año anterior. La Administración central, el Gobierno vasco, las tres diputaciones y los ayuntamientos suponen un factor determinante en la progresión del sector de la construcción a través de su capacidad para contratar nuevas obras y reformas especialmente cuando se trata de obra civil, como las carreteras. El protagonismo de diputaciones y municipios crece en los últimos años y ya acaparan el 73,5% del total.

El repunte registrado por el sector de la construcción en 2004, cuando creció un 58% con relación a 2003, se mantuvo el año pasado gracias en buena medida a las grandes obras de infraestructura. El comienzo de los trabajos de la Y ferroviaria, el desdoblamiento de la N-I a su paso por Álava y la construcción de la autopista Eibar-Vitoria son algunos ejemplos.

Frente a la tendencia en el conjunto de España, donde la Administración general es el mayor agente inversor, en el caso vasco varía por su financiación vía régimen foral. En la comunidad autónoma, son las tres diputaciones y los ayuntamientos que concentran la mayor demanda de obra pública. El Gobierno vasco oferta el 17,8% y la Administración central otro 8,7%. Los 1.755,3 millones de euros invertidos en obras en Euskadi suponen el 4,7% del total licitado en España, porcentaje que queda lejos del 19,5% (7.609 millones) de la Comunidad de Madrid, el 15,9% (6.187 millones) de Cataluña o el 13,3% (5.165) andaluz.

Sin embargo, el aumento de las inversiones en obras también ofrece algunas sombras. Enrique González, gerente de la Unión de Constructores de Álava (UNECA), alerta sobre el proceso de concentración de las inversiones en unas pocas obras, lo que lleva a un incremento de la competencia. "Hay grandes infraestructuras en marcha que se llevan un gran porcentaje de la inversión, con lo que están disminuyendo las obras". Lo deseable, según apunta, sería que hubiese un mayor número de obras para que todas las empresas tuvieran oportunidad de negocio y no se viesen obligadas a realizar ofertas a la baja de una forma "desproporcionada" para hacerse con los trabajos.

Situación complicada

El Ministerio de Fomento ha señalado recientemente que se está produciendo un notable incremento de ofertas por obra y ello como consecuencia de que hay muchas, pero también de un aumento de las ofertas a la baja. A medio plazo, la situación resulta "insostenible", advierte el gerente de UNECA, pues ni existen garantías de que vayan a terminar las obras adecuadamente ni de que la empresa pueda mantener a lo largo del tiempo esta situación. "Una cartera de pedidos corta y la necesidad de seguir manteniendo un nivel de actividad obliga a ofertar por debajo del precio de construcción", indica.

Las grandes empresas nacionales de construcción se hallan implantadas en las tres provincias, aunque después subcontratan con las compañías más cercanas algunos trabajos. La posición de la empresa subcontratista con relación a la firma principal no es la misma que la que puede tener contratando directamente con la Administración. "La competencia entre empresas subcontratistas es todavía mayor", recalca González, lo que contribuye a complicar el panorama. Algunas de las grandes obras se hacen a través de uniones temporales de empresas, lo que garantiza una experiencia y una presencia en el mercado para las compañías, pero "no sería incompatible la existencia de grandes infraestructuras con otro tipo de obras de cuantía inferior para que el tejido empresarial pueda tener más dinamismo", opina.

"Se debe incrementar la inversión en construcción porque al final lo que genera son puestos de trabajo en todo el sector y es un factor de competitividad para las empresas". En estos momentos, la construcción en España es el sector tractor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de septiembre de 2006