El Congreso aprueba por unanimidad el envío de tropas a la misión en Líbano

Zapatero sostiene que el PP nunca aliviará lo suficiente el desastre que supuso llevar soldados a Irak - Rajoy duda de que la operación ponga fin al conflicto

El Congreso respaldó ayer por unanimidad (306 votos a favor y dos abstenciones) el envío de hasta 1.100 militares a Líbano. Más de la mitad del contingente zarpará hoy desde Rota. El líder del PP, Mariano Rajoy, dio un apoyo "crítico y exigente" a la medida y la equiparó con la decisión adoptada por el Gobierno del PP durante la guerra de Irak. José Luis Rodríguez Zapatero intervino en el pleno para replicar a Rajoy: "Si usted pretende que con el debate de envío de tropas a Líbano, pedido por Naciones Unidas, van a restituir los desastres de sus decisiones sobre Irak se equivocan. La ciudadanía española tiene mucha inteligencia y una alta memoria".

Más información
Ir y saber volver

Todos los grupos parlamentarios subrayaron los riesgos de la misión, pero también su legitimidad. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, admitió que la misión es arriesgada, pero añadió que está justificada y amparada por la ONU.

Es la primera vez que el Congreso aprueba por unanimidad la participación de tropas españolas en una misión en el exterior desde la entrada en vigor, en noviembre pasado, de la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, que ha convertido en preceptiva la autorización del Parlamento. En julio de 2004, la Cámara baja respaldó con sólo tres votos en contra el envío de soldados a Haití. Pese al apoyo del PP a la misión, Rajoy se mostró muy escéptico respecto al fin del conflicto y muy crítico con el Gobierno: "Reconozca de una vez que están enviando tropas españolas a una misión de guerra", que equiparó con Irak, Kosovo, Bosnia y Afganistán. Zapatero recordó a Rajoy que la operación en Líbano es "justo lo contrario" que la invasión de Irak, pues en aquella ocasión no había respaldo a través de una resolución de la ONU.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS