La oposición boliviana pide protección internacional en la Asamblea Constituyente

Jorge Quiroga, líder de Poder Democrático y Social (Podemos), principal fuerza de la oposición boliviana, pidió ayer a la Organización de Estados Americanos (OEA) el envío de una misión para proteger a la Asamblea Constituyente del riesgo de "atentados" por parte del Gobierno de Evo Morales.

La petición se produce después de que el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) diera el viernes un golpe de timón y decidiera, de forma unilateral, que el articulado de la futura Carta Magna se apruebe sólo con mayoría absoluta en lugar de con los dos tercios que marca la ley vigente. Además, el partido del presidente Morales pretende dotar al foro de "carácter fundacional", lo que supone desconocer las leyes decretadas desde la independencia de Bolivia, en 1825, algo no previsto en la convocatoria de la Constituyente.

El reglamento planteado por el MAS, que alcanza la mayoría absoluta, pero no los dos tercios de representantes, suscitó el rechazo de las principales fuerzas opositoras, que llegaron a hablar de "autogolpe de Estado".

"La convivencia democrática y pacífica que creíamos haber alcanzado tropieza ahora con imposiciones del propio presidente Morales que atentan contra la legalidad y legitimidad" de la asamblea, dice Quiroga en una carta al Consejo Permanente de la OEA. "Al ignorar la Ley Especial de convocatoria de la Constituyente", prosigue, "el Gobierno no sólo atenta contra el Estado de derecho, sino que pone en riesgo la unidad del país".

El Gobierno boliviano consideró la petición como "parte de una confabulación" de la principal fuerza de la oposición contra la asamblea. Según su portavoz, Álex Contreras, la solicitud "es parte de una confabulación contra ese evento refundacional, promoviendo una eventual intromisión extranjera" que puede afectar a "la soberanía boliviana".

El Gobierno y la oposición amenazan con llevar a las calles, a partir de hoy, su confrontación. La decisión del MAS ha puesto en pie de guerra a las regiones autonomistas del este del país, las más prósperas, que tienen previsto convocar una huelga general. Simultáneamente. Morales pidió a los movimientos indígenas y sindicales que les respaldan que se declaren "en emergencia" para "defender el cambio de la Constitución y la nacionalización de los hidrocarburos".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Varias fuerzas políticas han pedido que el pleno de la Constituyente aplace la reapertura de sus sesiones, prevista para hoy, hasta lograr un ambiente de concertación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 04 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50