Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

Obesidad

Si Madrid hubiera sido elegida sede de los Juegos Olímpicos de 2012 en vez de Londres, Zapatero quizá habría emulado a Blair reforzando a la ministra de Sanidad, Elena Salgado, tal como lo acaba de hacer el premier laborista con la titular de esa cartera en el Gobierno británico, Caroline Flint, a quien le ha elevado al rango de "ministra del fitness" para dar la guerra a la obesidad y presentar una imagen distinta del país cuando se celebren los Juegos. El problema de la gordura es serio en Reino Unido, al igual que en España y en el conjunto de la Unión Europea. El Departamento británico de Salud calcula que 13 millones de ciudadanos de las islas serán obesos en 2010 si no se altera la tendencia actual. Una de las medidas propuestas por la ministra Flint es la de instalar lectores de huellas digitales en las escuelas privadas para detectar la ingesta diaria y las calorías que consumen los escolares.

Aquí en España, la ministra Salgado ha definido la situación como una epidemia. El Ministerio de Sanidad desarrolla campañas para fomentar la buena alimentación, especialmente en los más jóvenes donde el problema es más agudo. El 16% de los niños españoles con edades entre 6 y 12 años padecen actualmente de obesidad frente a un 4,9% hace 20 años y se estima que el 30% de los menores sufre de sobrepeso. La radiografía de los adultos no es mejor: el 14,5% son obesos y el 39,5% tienen varios kilos de más, según cifras oficiales. Una encuesta reciente de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) revelaba este verano que más de la mitad de los españoles declara tener una alimentación desequilibrada y que el 70% no dedica ni media hora diaria a la actividad física.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de septiembre de 2006