Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alto el fuego en Oriente Próximo

Miles de israelíes piden la liberación de los tres soldados secuestrados

Decenas de miles de personas llenaron anoche la plaza de Isaac Rabin en Tel Aviv para pedir la liberación de los tres soldados secuestrados: Gilad Shalit, capturado en Gaza el pasado 25 de junio, y Eldad Regev y Udi Goldwasser, en poder de Hezbolá desde el 12 de julio. Aunque los familiares pidieron expresamente que no hubiera consignas políticas ni partidarias en la manifestación, en el ambiente se mascaba la rabia contra el Gobierno de Ehud Olmert por cómo manejó la guerra en Líbano. "Queremos que los chicos vuelvan a casa, no tenemos ninguna agenda política", dijo Miki Goldwasser, la madre de Udi.

Familiares, intelectuales y músicos famosos desfilaron por el enorme escenario adornado con banderas israelíes sobre un telón blanco con las caras de los tres militares y el lema de la manifestación: "Soldados no os abandonamos". Todos ellos pidieron al Gobierno israelí, a las Naciones Unidas y a todos los países del mundo que intercedan para la liberación de los secuestrados.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, durante la visita realizada a Jerusalén el martes, se entrevistó con los familiares de Shalit, Regev y Goldwasser, y dijo que tenía la impresión de que los soldados siguen con vida. Según la agencia Reuters, el Gobierno israelí está dispuesto a negociar indirectamente con el Gobierno libanés, y no con Hezbolá, un intercambio de prisioneros.

Intercambio de prisioneros

Hasta ahora, Tel Aviv había exigido la devolución incondicional de los soldados, pero Beirut ya indicó que eso no es posible. El martes, el primer ministro libanés, Fuad Siniora, señaló la disposición de ese Gobierno a intercambiar prisioneros pero indicó que hasta entonces no se habían producido contactos ni directos ni indirectos con Israel.

"Debe de haber un intercambio a través de negociaciones indirectas. Este es el principio aceptado por Hezbolá y la resistencia", declaró ayer el ministro de Energía y Recursos Hidráulicos Mohamed Fneish, uno de los ministros de Hezbolá en el Gobierno libanés.

En cuanto a Gilad Shalit, capturado por palestinos cercanos a la dirección de Hamás en Siria, ya han comenzado las negociaciones a través de la mediación de Egipto, que presentó a Israel una propuesta para intercambiarle por 600 presos palestinos. Musa Abu Marzuk, número dos de Hamás en el exilio, solicitó la excarcelación de 1.300 palestinos de los 10.000 que Israel mantiene entre rejas.

En sus recientes conversaciones con Kofi Annan, las autoridades israelíes dieron muestras de estar dispuestas a negociar un acuerdo que propicie la liberación de sus dos soldados capturados por Hezbolá, según fuentes cercanas al secretario general de la ONU. Annan baraja la posibilidad de nombrar un representante especial para mediar entre ambas partes, informa Juan Pedro Velázquez-Gaztelu desde Damasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006