Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán desafía a las grandes potencias un día antes de responder a su oferta nuclear

Bush advierte de que habrá "consecuencias" si el régimen de Teherán sigue enriqueciendo uranio

El ayatolá Alí Jamenei, máxima autoridad espiritual de Irán, no parece dispuesto a acatar las exigencias de la comunidad internacional. En una declaración emitida ayer por la televisión iraní, Jamenei aseguró que su país seguirá adelante con sus planes nucleares. No tardó en responderle el presidente de EE UU: si mantiene sus ambiciones nucleares, dijo George W. Bush, Irán sufrirá las "consecuencias". Hoy concluye el plazo que el propio régimen de Teherán fijó para responder a los incentivos que las grandes potencias mundiales le ofrecen a cambio de que renuncie al enriquecimiento de uranio.

MÁS INFORMACIÓN

"La República Islámica de Irán ha tomado su propia decisión en el asunto de la energía nuclear y continuará su camino con tesón hasta recibir el dulce fruto de su esfuerzo", dijo Jamenei. El máximo líder espiritual de Irán, que tiene la última palabra en todos los asuntos de su país, no mencionó el término "enriquecimiento", pero sus más cercanos colaboradores llevan días repitiendo que no lo suspenderán, informa Reuters. El uranio enriquecido se usa como combustible en las centrales nucleares, pero también puede ser utilizado para fabricar bombas atómicas. Occidente acusa a Irán de intentar desarrollar ese tipo de armas bajo la fachada de un programa nuclear civil.

"Países arrogantes, como EE UU, tienen miedo de los progresos alcanzados por los países islámicos", declaró el ayatolá Jamenei. "Por tanto, a pesar de que saben que Irán no busca las armas nucleares, aumentan la presión para evitar nuestro progreso científico", explicó Jamenei. El líder religioso se unió así al discurso del subdirector del programa nuclear iraní, Mohamed Saidi, quien en declaraciones a la agencia de noticias iraní Fars dijo que su país no suspenderá el enriquecimiento de uranio, principal demanda del paquete de incentivos presentado por las grandes potencias mundiales (EE UU, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania, estos tres últimos en representación de la UE). "Considerando el avance técnico de los científicos iraníes, la suspensión del enriquecimiento de uranio ya no es posible", dijo Saidi.

Solución diplomática

Desde Washington, Bush subrayó que el régimen de Teherán todavía estaba a tiempo de dar una respuesta afirmativa a la oferta de las potencias. "Quiero resolver esto diplomáticamente", dijo Bush durante una rueda de prensa de casi una hora en la que repasó los asuntos más candentes de la actualidad internacional. El presidente se situó entonces en otro escenario y dijo que si no era posible la diplomacia, la comunidad internacional deberá trabajar y afrontar el caso "al unísono" en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que es el organismo competente para la eventual imposición de sanciones a ese país. "Estamos comenzando a tener algún indicio [de la posición iraní], pero esperaremos hasta que nos den una respuesta formal", puntualizó Bush.

Los gobernantes iraníes se han impuesto como fecha hoy martes, 22 de agosto, para dar esa respuesta. El pasado 31 de julio, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una resolución en la que daba de plazo a Teherán hasta el 31 de agosto para que suspendiera las actividades de enriquecimiento de uranio y de procesamiento de plutonio, y le advirtió del riesgo de sanciones si no cumplía. En ese texto se exigía a Irán que cumpliese con todas las demandas y resoluciones del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA). Además, se invocaba el artículo 40 del Capítulo VII de la ONU, que prevé "medidas provisionales" para el caso de que un país incumpla una resolución, el paso previo a las sanciones, que están contempladas en el artículo 41 y para cuya adopción se requiere una nueva resolución. Para Bush, "las fechas están bien, pero lo que realmente importa es la voluntad".

Desde Bruselas llegaban ayer noticias positivas, después de que el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, mantuviera una conversación telefónica con el negociador nuclear Ali Larijani y acordaran mantener abierta la vía del diálogo, informa Ana Carbajosa. "Hemos estado de acuerdo en mantener abierta la vía de contactos, bajo las circunstancias adecuadas, para restablecer la confianza en la naturaleza estrictamente civil del programa nuclear iraní", indicó Solana en un comunicado.

El paquete de incentivos que Solana puso el pasado junio sobre la mesa, incluye el acceso a tecnología nuclear para uso civil, así como el apoyo a Irán para que logre su entrada en la Organización Mundial del Comercio.

En vísperas de conocerse la respuesta oficial de Irán al paquete de incentivos, se daba a conocer que Irán está bloqueando el acceso de inspectores del OIEA a Natanz, una de sus principales instalaciones nucleares, según indicaron ayer diplomáticos cercanos a la agencia atómica de la ONU con base en Viena, informa Efe. "Sabemos que esto está sucediendo, pero aún no conocemos el alcance y el objetivo [de los iraníes]", dijo otro diputado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006