Alto el fuego en Oriente Próximo

Israel amenaza con "una segunda ronda" contra Hezbolá

Israel elevó ayer el tono militarista y advirtió de que puede haber una "segunda ronda" contra Hezbolá. En medio del clamor de la protesta internacional por la violación del alto el fuego perpetrada el sábado por comandos especiales israelíes, el ministro de Defensa, Amir Peretz, dijo que por el momento, las tropas israelíes permanecerán unos dos kilómetros tierra adentro de Líbano para proteger la frontera israelí, y que no se permitirá al Ejército libanés alcanzar su frontera hasta que no vaya acompañado de las tropas internacionales.

Mientras, un alto mando del Ejército declaraba al diario Haaretz que Israel persiste en su voluntad de matar al líder de Hezbolá, el jeque Hasan Nasralá. "Sólo hay una solución para ese hombre y es matarlo", dice el general amparado en el anonimato.

Más información

Peretz, líder del Partido Laborista y el político más criticado por cómo se desarrolló la guerra, se mostró, sin embargo, confiado en que la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL) -que según el acuerdo del Consejo de Seguridad de la ONU pasará de tener 2.000 soldados a 15.000-, será capaz de impedir que los milicianos de Hezbolá se infiltren entre los soldados libaneses.

La única rama de olivo de la beligerante política israelí la presentó el Ministerio de Exteriores, que nombró a Yakov Dayan al frente de un proyecto que podría derivar en su día en negociaciones de paz con Siria. La ONU, por su parte, envió una delegación para que estudie un posible intercambio de prisioneros. Los dos soldados capturados por Hezbolá cuya búsqueda desató la ofensiva israelí permanecen en manos de la guerrilla.

Otro palestino detenido

Si en el frente norte la tensión persiste, en el este y en el sur la situación es dramática. Comandos especiales del Tsahal (Ejército judío) se llevaron ayer de su casa al secretario general del Parlamento palestino Mahmud Al Ramahi. Con él ya son 29 los legisladores y alcaldes detenidos por Israel, además de cuatro ministros y un viceprimer ministro del Gobierno palestino, todos ellos por "asociación con banda armada".

En los ataques contra la franja de Gaza, que aún no hace un año que oficialmente se liberó de los ocupantes, han muerto cerca de 180 palestinos, la mayoría civiles. Ayer, primer día en tres semanas que se permitió a 25.000 palestinos de Cisjordania acudir a sus trabajos en Israel, un taxi con cuatro muchachos dentro que al parecer iban a trabajar fue tiroteado en un control. Un palestino resultó muerto y los demás heridos. El Ejército ha anunciado que abrirá una investigación de los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50