Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BIT SOBRE BIT

El encanto de retocar las fotografías

Todas las fotografías digitales pasan irremediablemente por el ordenador personal. Una vez allí y con la ayuda de un programa de edición fotográfica se pueden corregir (si es necesario) los pequeños errores de la toma, recortarla y encuadrarla mejor y guardarla de una forma ordenada en la carpeta correspondiente del ordenador.

Todas las fotografías digitales pasan irremediablemente por el ordenador personal. Una vez allí y con la ayuda de un programa de edición fotográfica se pueden corregir (si es necesario) los pequeños errores de la toma, recortarla y encuadrarla mejor y guardarla de una forma ordenada en la carpeta correspondiente del ordenador.

De todos los programas que hay para la edición de fotografías, puede que Adobe Photoshop sea el más profesional, el mejor. Pero claro, como todos los programas profesionales, tiene un precio elevado y no se lo puede permitir un simple aficionado a la fotografía.

La solución es buscar y copiar desde Internet otros programas más sencillos, pero más acordes a sus necesidades.

La propia Adobe da acceso gratuito desde su página a todos sus programas, desde el más sofisticado como Photoshop, al más sencillo de todos. Se puede probar el que se desee gratuitamente durante un periodo de tiempo que generalmente es de 30 días y otros, como Adobe Photoshop Album Starter Edition 2.0 se puede descargar totalmente gratis.

Algo parecido pasa con los programas de la empresa Corel, Paint Shop Pro X, su producto estrella que compite directamente con Photoshop, o su Photo Album 6, muy sencillo y económico. Registrándose en su página puede igualmente probarlos.

Pero tratándose de programas gratuitos, fáciles de usar y en español, puede que sea Picasa, de Google, el que se lleva la palma. Basta ir a la página de Google: picasa.google.es para poderse descargar una copia rápidamente. Una vez instalado, cuando se abre por primera vez, sorprende con qué velocidad localiza y clasifica todas las fotografías que se tengan en el ordenador, incluso el más mínimo icono, aunque esté escondido en la última carpeta del último programa.

Sea cual sea el programa elegido, los retoques que se dan con más frecuencia son un reencuadre de la fotografía, enderezando el horizonte para que "no se caiga" y recortando un poco para que el resultado sea más centrado. Otra de las utilidades que más se aprecian son el corrector de ojos cuando la fotografía se ha hecho con flash. La pupila reacciona a la luz azul y da como respuesta la aparición de los ojos de color rojo chillón. Con un simple retoque se corrige. Otras mejoras son el contraste, el brillo y hasta se puede mejorar el enfoque con un simple filtro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de agosto de 2006