Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un hospital de colores

Cada pabellón del nuevo centro sanitario lucirá un aspecto diferente

"Los colores sirven para orientar y la luz, para humanizar", sostiene el arquitecto Ramón Araújo, director de diseño del nuevo hospital público de Vallecas, ya en construcción en Valdebernardo Sur, junto a la carretera de Valencia. Cuando se inaugure, previsiblemente en mayo del año que viene, los usuarios disfrutarán de "un hospital que no lo parece".

"El entorno también cura". A partir de esa idea, Ramón Araújo, profesor de Construcción de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, comenzó hace un par de años a esbozar proyectos con la intención de presentarse a los concursos de la Comunidad de Madrid para la construcción de siete nuevos centros sanitarios. Con el encargo de un consorcio (media docena de empresas encabezadas por las constructoras Ploder y Begar y la caja de ahorros Cajamar) su estudio, que comparte con Arturo Berned, elaboró el proyecto para el futuro hospital de Vallecas. El trabajo, en el que también ha colaborado el estudio de arquitectura Vidal y asociados, ganó la adjudicación.

"El edificio no debe ser un contenedor de enfermos", asegura el arquitecto

"Me di cuenta de que el modelo español de hospital era el monasterio de El Escorial: mazacotes con pasillos muy largos cuyo destino es devorarse a sí mismos, porque sólo puede crecer a costa de sacrificar los patios", señala Araújo. Así que intentó hacer todo lo contrario a partir de dos principios: "Un hospital es un edificio que nunca se acaba, tiene que tener flexibilidad y capacidad de crecimiento. Tampoco debe ser un contenedor de enfermos, sino un lugar agradable y nada tétrico. Eso contribuye a una recuperación más rápida de los pacientes".

El resultado de los planteamientos de Araújo es "un edificio muy vivo, que carece de una forma final", según define Arturo Berned.

Un vestíbulo central une media docena de pabellones que podrán alargarse en función de las necesidades. Cada pabellón tendrá paneles con distintos colores (azul, amarillo, rojo, verde, naranja y violeta), lo que permitirá "quitar dramatismo" y mejorar la orientación de los usuarios (atenderá una población de 290.000 habitantes). El edificio estará rodeado de jardines. El hospital, con un volumen de 64.500 metros cuadrados (y otros 43.500 metros de aparcamiento en un edificio de dos pisos), dispondrá de cinco plantas. El sótano se destinará a los servicios (lavandería, cocina...). En la planta baja se agruparán las dependencias ambulatorias. En la primera se instalarán las unidades de diagnóstico y tratamiento. La tercera y la cuarta se destinarán a hospitalización (204 habitaciones, en principio de uso individual). El carácter versátil del edificio permitirá ampliar el número de habitaciones a 324 en el año 2017. De hecho, los planes de la Comunidad de Madrid para algunos de los nuevos hospitales en construcción pasan por que sean crecederos, por futuras ampliaciones.

El hospital de Vallecas forma parte de los siete centros que la Comunidad ha puesto en marcha. Son empresas privadas las encargadas de construir, equipar, mantener y gestionar las áreas no médicas de los centros durante 30 años, tiempo durante el cual la Administración regional debe pagar un alquiler o canon anual. El coste de la operación se estima en 3.482,6 millones de euros. El presupuesto para la construcción del hospital vallecano es de unos 70 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 2006