Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:IÑAKI TELLETXEA | Viceconsejero de Innovación

"Ahora Euskadi está en el mapa europeo de la biotecnología"

Iñaki Telletxea, (Bilbao 1956) sostiene que el "sector Bio" está alcanzando en la comunidad autónoma una velocidad de crucero gracias a las inversiones públicas y a la progresiva implicación de las empresas. El sector empieza a tener nombre en Europa, vende 300 millones de euros, y a finales de 2007 contará con 150 investigadores en nómina.

Pregunta. Se ha creado un sector nuevo prácticamente de la nada.

Respuesta. En Euskadi el peso era casi nulo en 2001. Se elaboró el plan Biobask 2010, con el objetivo de crear unas 50 empresas, con unos 3.000 trabajadores. En aquel momento se contaba con 12 empresas y era necesario trabajar muy duro en la generación de conocimiento y de investigación, orientada en la creación de nuevas empresas, y en la generación de un ambiente favorable para lograr un biocluster con peso internacional.

"El siglo XIX fue de la química y el XX el de la física, ahora le toca a la biología. Es hora de que sus desarrollos hagan crecer a la industria"

"Empresas como Noraybio, Progenika Biopharma, y BTI con Eduardo Anitua al frente están al más alto nivel en toda Europa"

P. En el ecuador del plan, ¿se están logrando los objetivos propuestos?

R. El salto ha sido largo y de calidad. Existen unas 50 empresas que emplean a unas 1.000 personas y facturan unos 300 millones de euros. Euskadi es miembro de pleno derecho del Consejo Europeo de Bioregiones, CEB, constituido en 2002 en Cambridge, y, además, de la Asociación Europea de Bioindustrias. Ahora aparecemos en el mapa europeo de la biomedicina y biotecnología. Nos consideran un modelo en la UE. Es más, el CIC [Centro de Investigación Coperativa] Biogune fue el representante español en la Human Proteon Organization. Tras la investigación del genoma se llegó a la de las proteínas, y el representante español fue Biogune, llevado de la mano del profesor José María Mato.

P. En noviembre van a inaugurar otro centro de investigación cooperativa.

R. Los CIC son los motores del sistema. Representa una apuesta por la investigación estratégica y de excelencia en áreas de futuro. En este momento existe Biogune en el parque de Zamudio, para la investigación de las biociencias, y Biomagune, que estará operativo en noviembre en Miramón, para investigar biomateriales. Luego contamos con Microgune, en Miramón, -allí trabajan Ikerlan, CIT y CEI y Tekniker-, Nanogune que pondremos este año en marcha, y Margune que se centrará en las técnicas de manufactura. Y está en estudio otro centro de investigación de las energías alternativas, Eagune.

P. ¿Toda la inversión es pública?

R. Existen tres periodos en el diseño de Biobask. De 2002 a 2005, las inversiones han supuesto 80 millones de euros, de los que 50 han sido inversión pública -el 80%, del Departamento de Industria- y 30 millones privados. De 2006 a 2009 el objetivo es que haya 60 millones de inversión pública y otros 60 de fondos privados; y ya para el periodo de 2009 a 2012 se tendrá que invertir la tendencia, de manera que la inversión pública sea de 50 millones de euros, para que la inversión privada ascienda a 100 millones.

P. ¿Es suficiente la aportación privada para lograr lo objetivos propuestos?

R. Se trata de que, poco a poco, ese desequilibrio se vaya corrigiendo y que, a medida que la investigación gane en su faceta aplicada, los fondos pivados sean mayores. Hemos hecho lo más difícil, romper la inercia. Algunas de las empresas que han surgido al calor de este impulso público son ya referencias en Europa, como Noraybio, y Progenika Biopharma; la primera, en bioinformática, y la segunda en medicina personalizada. Pero además tenemos en Vitoria a una eminencia en implantología, como es Eduardo Anitua y su Instituto de Biotecnología, BTI.

P. ¿Es rentable investigar en Euskadi?

R. En Biogune, de los 65 empleados, 60 son investigadores. De ellos, 23 son vascos, 16 del resto del Estado, 10 de la UE 10 y 11 de otros países. Se trata de un club de investigadores que se completará con el Centro de Biología Estructural que se va a inaugurar a final de este año, en el que estarán otros 70 investigadores. A final de 2007 podemos hablar de 150 ó 160 investigadores del más alto nivel a pleno rendimiento. Pero Margune tiene 70, aunque repartidos en centros tecnológicos, y Microgune, otros 45 investigadores. Con estos centros no sólo recuperamos cerebros que se habían ido, sino que además fichamos a nuevos para iniciar una investigación muy aplicada, que genere nuevas empresas y se cree tejido industrial. Hemos cerrado un acuerdo con el CSIC para utilizar sus archivos documentales y están impresionados con el trabajo realizado.

P. ¿Cúal es el nexo de unión entre la investigación, la universidad y la empresa?

R. Los CIC. Se trata de fundaciones sin ánimo de lucro cuya producción da pie a la creación directa de tejido industrial. Gran parte de las 25 empresas que se han creado en estos cinco años han sido en torno a Biogune y a sus investigaciones. Pero vamos a ver cada vez más biomateriales en los sectores tradicionales.

P. Es decir, que el siglo XXI va a ser el de la biología.

R.El siglo XIX fue el de la química y el XX, el de la física. Es hora de que sus desarrollos hagan crecer a la industria. Esta experiencia es pionera en España, y también lo es que el proyecto esté impulsado por el Departamento de Industria. Esto garantiza la creación de conocimiento y riqueza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de julio de 2006