Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El portaaviones perdido de Hitler

El 'Graf Zeppelin', hundido en 1947, ha sido descubierto en Polonia

Adolf Hitler asistió a su botadura en diciembre de 1938, pero el portaaviones Graf Zeppelin, el único de la Alemania nazi, no llegó a ser terminado ni a entrar en servicio, aunque fue utilizado como plataforma para bombardear las ciudades polacas de Gdyna y Hel. Ahora, casi 70 años después, sus restos han sido encontrados frente a las costas de Polonia, en el Báltico, y allí seguirán.

Los restos del Graf Zeppelin (Conde Zeppelin), símbolo de la obsesión de Hitler por encontrar el arma definitiva, fueron descubiertos el pasado 12 de julio. Los trabajadores de la empresa Petrobaltic se toparon con el enorme casco del portaaviones a 90 metros de profundidad mientras sondeaban el fondo marino en busca de yacimientos de gas.

"Los análisis de las imágenes del sónar y su comparación con documentos históricos demuestran que es el Graf Zeppelin", declaró ayer Bartosz Zadja, portavoz de la Marina polaca. El Ejército Rojo se hizo con el buque en abril de 1945. Su hundimiento dos años después es un misterio. Existen tres versiones, según los historiadores: que al usarlo como buque de transporte naufragó por un exceso de carga; que fue hundido por los rusos en maniobras de tiro, o que chocó contra una mina. La Marina polaca descartó ayer su rescate: "Técnicamente es imposible sacarlo del agua".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de julio de 2006