Reportaje:

El nuevo hundimiento del 'Poseidón'

Wolfgang Petersen dirige a Richard Dreyfuss y Kurt Russell en la versión del clásico de 1972

Wolfgang Petersen se ríe cuando se le pregunta si después de dirigir El submarino (1981) y La tormenta perfecta (2000) aún le quedaron ganas de volver a meterse en el agua para llevar de nuevo a la pantalla la novela La aventura del Poseidón, de Paul Gallico, de la que en 1972 Ronald Neame hizo ya una memorable versión, en pleno auge del cine de catástrofes. "Pues sí, no lo había pensado. Es una especie de trilogía acuática, pero con ésta ya tengo bastante. El próximo filme lo rodaré en tierra, délo por seguro", bromea el director alemán, que días atrás presentó en Barcelona Poseidón con cuatro de los principales actores, Richard Dreyfuss, Kurt Russell, Mia Maestro y Josh Lucas.

"Le falta barco, le falta agua y le falta enfocar la historia", dice Richard Dreyfuss de la película

Más información

Petersen, que dirigió Poseidón después de rodar otra superproducción, Troya, insistió ante los periodistas en que su último trabajo no es en realidad una versión del filme de Ronald Neame. "Sólo he querido utilizar el punto de partida de la película antigua, cuando la gran ola vuelca el barco. Después ya nada tiene que ver con la versión original, ni los personajes, ni sus historias, ni siquiera la forma de filmar, voluntariamente realista", comentó. En cualquier caso, el asunto es idéntico: nos situamos en Nochevieja en un crucero de lujo, de 20 pisos de altura y una capacidad para casi 2.000 pasajeros. Éstos, elegantemente vestidos, celebran la llegada del nuevo año cuando una ola colosal gira el imponente buque dejándolo panza arriba, y la tragedia se ceba en los felices viajeros. Un grupo de ellos, liderados por el personaje de Kurt Russell, que había sido alcalde de Nueva York después de una carrera heroica como jefe de bomberos -¿un guiño a Llamaradas?-, y Josh Lucas, jugador, pendenciero y ex marino, decide buscar una salida abriéndose camino hacia arriba, entre cadáveres, zonas inundadas y amasijos de hierro.

Petersen destacó la dureza del rodaje, en el que hubo que filmar numerosas escenas debajo del agua, y subrayó que los actores no fueron doblados. El mejor nadador del elenco, según el director, es Richard Dreyfuss, que interpreta a un arquitecto homosexual y depresivo a quien acaba de dejar su pareja y que, al inicio, está a punto de suicidarse lanzándose por la borda. "Sí, no lo hago mal del todo, debe de ser porque me encanta practicar submarinismo", reconoció el protagonista de Tiburón y Encuentros en la tercera fase, que aseguró que, aparte de ser aficionado a la natación, le "horroriza" cuidarse. De los cuatro actores, Dreyfuss fue el único crítico con la película, que ha naufragado en las taquillas de los cines estadounidenses: "Le falta barco, le falta agua y le falta enfocar la historia". También fue el único que no asistió a la presentación en un céntrico cine barcelonés. "Los preestrenos no me gustan. Son ruidosos e incluso pueden resultar vulgares", argumentó

Al contrario que Dreyfuss, Mia Maestro (Diarios de motocicleta, La niña santa y la serie televisiva Alias) no lo pasó muy bien en las escenas subacuáticas. Explicó que durante los cinco meses que duró el rodaje tuvo "pesadillas horribles". "Cada día llegaba a casa agotada. Es dificilísimo rodar a 10 metros de profundidad. No se ve nada, el agua está turbia y no sólo tienes que pensar en la interpretación, sino controlar la respiración", apuntó la actriz argentina, que tiene orígenes catalanes. Su abuela paterna procedía de Reus.Mia Maestro encarna en Poseidón a Elena, una chica latina que se ha colado en el barco como polizón tras ligar en tierra con un camarero, tripulante del buque. "Los fans de La aventura del Poseidón", comentó la actriz, "verán claras similitudes entre Elena y el personaje de Shelley Winters". Y citó el fatal desenlace de ambas, el hecho de que Belle Rosen anhele llegar a Israel y Elena a Nueva York, donde su hermano menor, al que adora, está hospitalizado. Y, por si fuera poco, Shelley Winters lleva colgada del cuello una simbólica estrella de David, mientras que Mia Maestro luce un crucifijo de plata. Este colgante, como verá el espectador, tendrá una misión casi divina.

Josh Lucas (Wonderland, Sweet home Alabama) incluso sufrió un pequeño accidente durante el rodaje y hubo que coserle una herida en la frente. La cicatriz que aún conserva da fe de ello. Además, tuvieron que reconstruirle con cirugía el dedo pulgar. Mejor parece que lo pasó Kurt Russell (Llamaradas). "Sólo había que atender a nuestros dobles cuando nos explicaban cómo debíamos afrontar las escenas debajo del agua, luego todo consistía en hacer lo que ellos y ya está. No era fácil, pero se podía hacer", zanjó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de julio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50