El 'Discovery' regresa a la Tierra con leves fugas de combustible

La NASA confía en un buen aterrizaje a pesar de los incidentes en un generador de potencia

La NASA tiene previsto hoy el regreso del transbordador Discovery a las 15.14, hora peninsular, tras cumplir una misión en órbita de 13 días, siete de los cuales han transcurrido en la Estación Espacial Internacional. A bordo regresan seis de los siete astronautas que partieron el pasado 4 de julio, ya que uno de ellos, el europeo Thomas Reiter, se ha quedado en la base orbital como miembro de la tripulación permanente de la misma. Una pequeña fuga de combustible en uno de los generadores de potencia del Discovery ha mantenido en tensión a los ingenieros y a los astronautas durante el fin de semana, hasta que las últimas revisiones dieron suficiente seguridad a los responsables de la NASA como para dar luz verde al aterrizaje, hoy, de la nave en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida). La previsión del tiempo es aceptable, aunque hay algún riesgo de chubascos, informa Reuters. En caso de necesidad, el Discovery puede aterrizar en California, en la base Edwards.

Podría haber riesgo de incendio, como sucedió en otro transbordador en 1983

La NASA confiaba ayer en un regreso sin incidentes, lo que, unido al desarrollo de la misión sin grandes problemas, debe poner en marcha de nuevo el programa de vuelos de los transbordadores (interrumpido desde el desastre del Columbia, en febrero de 2003, con una sola y accidentada misión hace un año). Estas naves deben hacer unos 16 vuelos de aquí a 2010, según el plan, para acabar de montar en órbita la ISS.

Los últimos días de la misión del Discovery, bajo el mando del comandante Steve Lindsey, han estado, sobre todo, centrados en las unidades auxiliares de potencia de la nave, tres dispositivos que proporcionan energía para varios sistemas durante el aterrizaje, como alerones y estabilizador y para el despliegue del tren de aterrizaje. En una de estas unidades se detectó hace unos días un fallo de los calentadores, considerado sin importancia. Lo más preocupante era una pérdida de combustible en otra. Los análisis indicaron que perdía unas seis gotas a la hora, un nivel 100.000 veces inferior al límite de riesgo, según explicaron los ingenieros, informa Space.com.

El riesgo mayor, en todo caso, sería de incendio si la pérdida fuera efectivamente de combustible (hidracina), como ya sucedió en otro transbordador, en 1983, aunque sin fatal desenlace en aquella ocasión. Los expertos consideraron esta posibilidad altamente improbable en la situación actual del Discovery. En cuando a la energía para activar sistemas de vuelo y, sobre todo, el tren de aterrizaje, el transbordador lleva sistemas duplicados y, en última instancia, unos dispositivos pirotécnicos abrirían las ruedas de la nave.

El Discovery se separó de la ISS el pasado sábado, y los astronautas realizaron una última revisión del estado exterior de la nave, esta vez para ver si algún micrometeorito hubiera causado algún daño.

La misión que hoy debe concluir, está diseñada para comprobar si las modificaciones que se han hecho en los transbordadores (con un coste de mil millones de euros) son eficaces. El objetivo era, sobre todo, reducir el número y tamaño de fragmentos de aislante del depósito principal de combustible que golpean a la nave y que, en el caso del Columbia, causaron la tragedia.

Durante el vuelo, dos astronautas (Piers Seller y Mike Fossum) han realizado tres paseos espaciales para revisar su nave y para realizar reparaciones.

Dos astronautas, Piers Seller y Mike Fossum, prueban técnicas de reparación térmica.
Dos astronautas, Piers Seller y Mike Fossum, prueban técnicas de reparación térmica.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50