Cumbre del G 8

Nuevo impulso al diálogo

El diálogo energético entre Rusia y la UE experimentará un nuevo impulso en octubre, cuando ambas partes se reunirán para examinar la coordinación de sus estrategias. La falta de coordinación provoca "riesgos" y estimula el "egoísmo", manifestó el ministro ruso de Energía, Víctor Jristenko. El diálogo energético ruso europeo se caracteriza por "una discusión sobre las estrategias y por la creación de condiciones favorables para realizar proyectos claves", señaló.

La Carta Energética sigue siendo tema de discrepancia entre Rusia y la UE. "Con gusto la ratificaríamos", señaló Jristenko, para afirmar después que existen "dos o tres problemas" importantes en el protocolo de tránsito que acompaña a este documento firmado por Moscú en 1994. Desde el punto de vista del ministro, los problemas son la falta de seguridad para la realización de los contratos a largo plazo y el deseo de aplicar normas comunitarias sobre el tránsito de gas a pesar de que la energía sigue siendo competencia nacional de los países de la UE. En tanto esto sea así, Rusia quiere que sus suministros a Europa se rijan también por legislación nacional, explicó Jristenko.

Jristenko reiteró el compromiso de Rusia con el tratado de Kioto sobre el cambio climático, por considerar que éste se encuentra en la síntesis entre "seguridad energética, crecimiento económico" y "protección ambiental". Afirmó que Rusia cumple con el tratado y que este año debe acabar de aprobar la legislación que ponga en marcha el mecanismo para poderlo poner en práctica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50