Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma de la Universidad

El PP critica la supresión de las pruebas para ser funcionario docente

Ana Pastor argumenta que "nunca" se ha dado una situación similar

"Por primera vez en la historia de la universidad española se suprimen las pruebas públicas para el acceso a los cuerpos docentes universitarios", criticó ayer la secretaria de Políticas Sociales del PP, Ana Pastor. Se refiere a que, cuando entre en vigor la ley, los aspirantes a profesores tendrán que demostrar sus méritos y cada universidad decidirá después cómo selecciona a sus futuros profesores, pero la norma les deja libertad para hacerlo como quieran.

La secretaria de Políticas Sociales del PP, Ana Pastor, cree que la reforma de la ley de universidades va "en contra de la formación de las futuras generaciones de españoles". Pastor criticó duramente la supresión del examen general que, hasta ahora, tenían que pasar todos los docentes que se postularan para una plaza de funcionario en la universidad. Ese examen de habilitación fue el modelo que eligió el PP para reformar la ley de universidad, pero acarreó duras críticas por parte de la comunidad universitaria por lo "costoso" e "ineficaz" del sistema, que obligaba a los profesores que formaban parte de los tribunales a pasar semanas alejados de su trabajo, entre otras quejas.

Con la reforma actual, los aspirantes a profesores funcionarios, un puesto para toda la vida, tendrán que acreditar sus méritos académicos ante un tribunal formado por personalidades de reconocido prestigio.

El portavoz de Educación del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Eugenio Nasarre, aseguró que este nuevo sistema supondrá "una grave merma en la calidad", ya que queda sometido a la "arbitrariedad" de las universidades -estás establecerán el sistema de contratación que prefieran-, y "desvertebrará" el cuerpo estatal de docentes.

Pastor, además, acusó a la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, de "incumplir sus promesas" por la "falta de consenso" que acompaña este cambio. Y tampoco le parece oportuno el momento de aprobar esta ley en Consejo de Ministros, justo antes del verano: "Parece que tuvieran algo que ocultar", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 2006