Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Boda gay en el Ejército del Aire

Alberto Fernández y Alberto Marchena, soldados de la base aérea de Morón, se casarán vestidos de militar en Sevilla

Alberto Marchena, 27 años, y Alberto Fernández, de 23, serán el primer matrimonio gay del Ejército español. Se casarán en septiembre como más les gusta, vestidos con el uniforme del Ejército del Aire en el Ayuntamiento de Sevilla. "Es un gesto para que la sociedad vea que esto es más normal de lo que se cree. Y así, si podemos poner nuestro granito para que la sociedad sea más tolerante y comprensiva con todo el mundo, pues mejor", dice Marchena. Los militares están destinados en la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla).

Han dado el paso "con normalidad", manifiestan, y con el convencimiento de que "no tendrá repercusión ni habrá represalias" en su trabajo, explican quitándose la palabra para dejarlo muy claro. "También nos casamos un poco por formalizar la relación con vistas al día de mañana y por si decidimos adoptar niños", afirma Marchena. "No queremos ser los eternos novios sino algo más y formalizar esto ante la familia y, por supuesto, por celebrarlo", añade Fernández.

Los novios escribieron a Presidencia del Gobierno antes de dar el paso oficialmente

Los novios le escribieron una carta a Presidencia del Gobierno y la respuesta les tranquilizó. "Nos decían que la ley lo permite y que no pasa nada, como si fuésemos astronautas", recuerda Fernández. "Extraoficialmente el Ministerio de Defensa sabemos que nos apoya", puntualiza su compañero. A partir de ese momento, solicitaron su permiso de boda por vía interna. "Nos han apoyado y nuestros compañeros se lo han tomado con normalidad. En el trabajo ya lo sabían [que eran pareja] antes de que nos incorporáramos a la base", afirma Alberto Marchena. "Hombre, siempre te llegan comentarios aunque no directamente. Eso es inevitable y pasa en todos los ámbitos", puntualiza su novio.

Alberto Marchena y Alberto Fernández han tomado su primer apellido de sus respectivas madres. Los dos trabajan en el departamento administrativo de la base. Marchena lleva los asuntos de sanidad y Fernández los de vestuario. Residen en Sevilla y tienen intención de abrir una tienda de ropa en el centro de la ciudad el próximo invierno. Ya disponen de local.

Los casará el alcalde de la capital andaluza, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), y serán sus madrinas la madre de Fernández y una tía de Marchena. La fecha, de momento, prefieren mantenerla en secreto. Aunque podría ser el 15 de septiembre, informa Efe. "Hemos elegido la ciudad porque es más fácil movilizar a la familia de Madrid [la de Alberto Fernández] que es menos numerosa, aunque hay gente por los dos lados que ni nos habla", confiesa el mayor de la pareja.

"Esperamos a unos 40 compañeros de la base, vamos a invitar al presentador Jesús Vázquez y a Boris Izaguirre y también estará Pedro Zerolo, el secretario de movimientos sociales del PSOE", dice Fernández. Zerolo, que presidió la Federación de Gays y Lesbianas, les está asesorando y les pidió, según confiesan, que le llamaran si "había algún problema en el trabajo". Aunque ellos creen que no hará falta. "La sociedad está un poquito más avanzada de lo que creemos", señala convencido Fernández.

Los dos Albertos se conocieron en una discoteca madrileña hace algo más de cuatro años. Su encuentro fue "un flechazo". Al mes empezaron a convivir. "Enseguida fue a casa, se lo presenté a mi familia y todo perfectamente", cuenta Fernández. "A mí me lo preguntaron en casa, dije que era mi pareja y sin problemas", afirma Marchena. "Nosotros respetamos a todo el mundo, y con normalidad. En el Ejército hay mucha gente que es homosexual pero que no creen conveniente decirlo. No pasa nada. Esto es algo muy personal", subraya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de junio de 2006