Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frente al insomnio, mejor psicoterapia que somnífero

Un ensayo clínico ha constatado que la psicoterapia es más eficaz que los somníferos para el tratamiento del insomnio. En concreto, ha puesto de relieve que las personas con insomnio tratadas con técnicas de relajación y otras terapias conductistas cognitivas experimentaron una mayor mejoría del sueño que aquellas tratadas con el somnífero zopiclona. Los resultados de este pequeño ensayo clínico, realizado con 46 adultos, se publican en el último número del Journal of the American Medical Association (JAMA).

El insomnio se define como la queja subjetiva de que se duerme mal acompañada de un deterioro de las actividades cotidianas durante el día. Es más común en personas mayores de 55 años (entre el 9% y el 25% están afectadas) y va asociado a mala calidad de vida, depresión y más visitas al médico. A pesar de estos problemas, la gran mayoría de los afectados por insomnio crónico (85%) permanecen sin tratar. Dos tercios de los afectados de insomnio declaran conocer mal las opciones de tratamiento disponibles, y hasta la quinta parte recurre a medicamentos sin receta médica, de fiabilidad poco probada, o al alcohol en un intento de mejorar su situación.

Entre los médicos de atención primaria, el tratamiento preferido para el insomnio es por lo general la prescripción de fármacos. La terapia conductista cognitiva es la que más ampliamente se utiliza en la intervención psicológica del insomnio. Pero hasta ahora, según los autores de este ensayo clínico, no había estudios comparados entre los nuevos medicamentos que no incluyen benzodiacepina y los tratamientos no farmacológicos.

En este ensayo clínico, realizado con 24 hombres y 22 mujeres, de 60,8 años de media, el tratamiento con el somnífero, con la terapia conductista y con placebo duró seis semanas, y el seguimiento se prolongó durante seis meses. Los resultados muestran que el tiempo de vigilia nocturna del grupo tratado con psicoterapia se acortó significativamente más que el de los grupos tratados con placebo o zopiclona: el tiempo de vigilia a las seis semanas se redujo un 52% en el grupo tratado con psicoterapia frente al 4% y el 16% de los grupos de zopiclona y de placebo.

En los meses posteriores al tratamiento, los participantes que recibieron psicoterapia mejoraron su eficacia de sueño el 9%, frente a un descenso del 1% en el grupo tratado con zopiclona, una diferencia que los autores consideran significativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006