Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2.000 millones de euros para la integración de inmigrantes

El Consejo de Ministros analiza un ambicioso plan de ayudaa los extranjeros que se aplicará durante los próximos cuatro años

El plan de integración de los inmigrantes, que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció como compromiso en el último debate sobre el estado de la nación, contará con un presupuesto de 2.000 millones de euros para el periodo 2006-2009.

El Consejo de Ministros analizó ayer el borrador del texto, que contempla la posible ampliación del sufragio de los extranjeros en el ámbito municipal y que será sometido a un proceso de consultas a través de la página web del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (www.mtas.es/planestrategico). En ese proceso, el Gobierno pretende recoger las sugerencias de las distintas asociaciones de inmigrantes respecto a las necesidades de los colectivos a los que representan.

El proyecto, denominado Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración, es el resultado de "un proceso de consultas multilateral en el que han participado las comunidades autónomas, los ayuntamientos, los agentes sociales, las asociaciones de inmigrantes y las organizaciones no gubernamentales", según el Ejecutivo. El Ministerio de Trabajo considera, no obstante, que las aportaciones a través de su página web "darán, aún más, una mayor transparencia y consenso al resultado final".

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, no dejó pasar la oportunidad de comparar los 2.000 millones de euros presupuestados para los próximos cuatro años con los siete millones de euros que el último Gobierno del PP destinó a políticas de integración de inmigrantes en 2004.

El presupuesto con que contará el plan ha sido repartido de la siguiente manera: 465,3 millones en 2006; 488,6 en 2007; 513 en 2008 y 538,7 en 2009.

Además del Ministerio de Trabajo, que ha aportado el 58% del total del dinero, han participado en el mismo los siguientes ministerios: Educación y Ciencia (que aportará 102 millones sólo el primer año), Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional (80,3 millones el primer año), Sanidad y Consumo (9,7 millones en el mismo periodo) y Justicia.

Caldera insistió en precisar que la financiación "se refiere concretamente a los recursos dedicados a las políticas específicas de integración, y no incluye aquellos que comprenden el acceso de los extranjeros a los servicios públicos en general". Además, el plan "podrá incorporar los recursos económicos correspondientes a todas aquellas iniciativas a favor de la integración puestas en marcha por las distintas Administraciones públicas".

Aparte de su financiación, los objetivos del plan parecen todavía difusos. El Gobierno sólo ha informado de que consta de 12 áreas, con sus correspondientes "acciones prioritarias".

Éstas son algunas de las facetas en las que el Gobierno pretende incidir con el plan especial de integración de inmigrantes:

- Acogida. Dotar a los inmigrantes de los conocimientos y habilidades necesarias para desenvolverse en la sociedad de acogida.

- Educación. Fomento de medidas contra la segregación escolar, programas de acogida educativa, formación de profesores...

- Empleo. Fomento de la iniciativa empresarial, el autoempleo, las empresas de economía social, medidas contra la discriminación...

- Vivienda. Refuerzo de los programas de intermediación y lucha contra la discriminación en el mercado de la vivienda, prevenir las infraviviendas y el hacinamiento...

- Servicios sociales. Adecuarlos a la diversidad de la población y reforzar la formación de los profesionales.

- Salud. Adecuar el sistema a la diversidad de la población atendida, promover programas de prevención y educación para la salud.

- Infancia y juventud. Favorecer el acceso normalizado de los niños y niñas y jóvenes de origen inmigrante a los programas de infancia y juventud.

- Igualdad de trato. Programa integral de atención a las víctimas de discriminación.

- Mujer inmigrante. Incorporar la perspectiva de género en el diseño, desarrollo y evolución de las políticas y programas de integración.

- Participación. Ampliar el derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales, a través de la celebración de tratados bilaterales de reciprocidad.

- Sensibilización. Mejorar la imagen pública de la inmigración.

- Codesarrollo. Identificar y promover las oportunidades de desarrollo de los países de origen de la inmigración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2006