Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
KAMAL RAHMOUNI | ATIME

Más mezquitas y menos suspicacias

"Parece que el musulmán es sospechoso hasta que se demuestre lo contrario. Siempre está justificándose. Lo primero de todo es dignificar el islam y a los musulmanes en España". Kamal Rahmouni, presidente de la Asociación de Trabajadores e Inmigrantes Marroquíes en España (ATIME), está ilusionado con el Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración. Le inspira confianza que éste, vaya acompañado de un presupuesto: "Aunque parezca una cosa normal, no lo es tanto. Ha habido muchos planes de integración antes que éste, pero nunca había dinero. 2.000 millones de euros me parece muy razonable".

Lo más urgente para su organización, que agrupa a más de 17.000 marroquíes residentes en España, es mejorar la imagen pública de la inmigración marroquí: "No somos los culpables de que haya más robos, más inseguridad o más colas en los hospitales. Tampoco los precios de los pisos suben por nuestra presencia. Se lanzan un montón de mensajes confusos que calan en la sociedad y la confunden, como identificar islam y terrorismo, y musulmán y terrorista. Derribar ese mensaje es nuestra prioridad, pero no va a solucionarse con un eslogan o un par de campañas de sensibilización". Son ese tipo de confusiones, según Rahmouni, las que provocan que los vecinos se manifiesten en contra de la construcción de mezquitas en un determinado barrio. Su propuesta para el Plan Estratégico de Integración y Ciudadanía consiste en promover el conocimiento de la cultura islámica y construir más mezquitas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2006