Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

Gran precedente africano

Hace tan solo unos pocos años habría parecido una quimera plantear la imagen del expresidente de Liberia, Charles Taylor, esposado y escoltado, acusado de grandes crímenes, bajando de un avión en La Haya, para enfrentarse a un Tribunal Internacional. La escena no produce tranquilidad porque son muchos los que en África merecerían este protagonismo lacerante. Pero sí consuelo y esperanza. Porque es un gran precedente. Finalmente, uno de los más bárbaros caudillos africanos de las últimas décadas, no va a gozar hasta el fin de sus días en alguna magnífica mansión europea con vistas al mar de las riquezas que son producto directo de salvajes crímenes y expolios en su tierra natal.

Charles Taylor fue deportado desde Sierra Leona a Holanda y se enfrenta a 11 cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad. Que el Gobierno de Sierra Leona haya accedido a entregarlo al tribunal de La Haya poniendo así fin a la huida de Taylor es una excelente señal tanto para la comunidad internacional y las sociedades africanas en general como para los líderes criminales potenciales o consumados en África.

Muy pocos han cometido tantas barbaridades sintiéndose tan impunes en un pasado reciente como Taylor en Liberia. Armó e incitó a la matanza sistemática a ejércitos de niños que, sometidos a sus órdenes y drogados, cometieron algunas de las peores atrocidades que se recuerdan en el traumatizado continente. Lejos está la estabilidad de los Estados africanos y siempre amenazan conflictos que otorguen poder a criminales como Taylor. Pero el mensaje de que también para él ha acabado la impunidad tiene en África quizás más valor que 100 batallas justas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006