Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murdoch ficha a Aznar como consejero de su grupo empresarial

El Consejo de Estado decidirá si el ex presidente puede mantener el puesto

El ex presidente del Gobierno español José María Aznar fue nombrado el pasado martes en Londres miembro del consejo de administración de News Corporation, el grupo de comunicación del magnate australiano-norteamericano Rupert Murdoch. Las principales cabeceras de este grupo son el diario The Times de Londres, la cadena de televisión estadounidense Fox y el diario New York Post, entre 175 periódicos y cadenas de televisión como Sky, en Inglaterra e Italia, que aportan unos ingresos anuales de 25.000 millones de dólares.

Aznar participó el pasado martes, en Londres, en la primera reunión del consejo de administración de News Corporation, tras ser designado a propuesta del magnate Rupert Murdoch para ocupar el puesto número 14 del consejo, que estaba, hasta ahora, integrado por 13 miembros. Aznar será el tercero de los consejeros que no representa a las organizaciones afiliadas o entidades financieras como J. P. Morgan, junto a Viet Dinh, profesor de derecho en la Georgetown University, en Washington DC, y John L. Thornton, profesor de liderazgo global de la Universidad Tsinghua de Pekín.

Fuentes financieras dijeron a este periódico que el artífice del nombramiento de Aznar ha sido su yerno, Alejandro Agag.

El 5 de septiembre de 2002, Rupert Murdoch y su esposa acudieron como invitados especiales a la boda que Ana Aznar, hija del entonces presidente del Gobierno, celebró con Agag en el Monasterio de El Escorial. La noche anterior, Murdoch participó en una fiesta íntima de despedida de soltero entre los amigos de Agag.

La relación entre los medios de comunicación del grupo Murdoch y el Gobierno de Aznar fue muy estrecha durante el mandato del ex presidente. Al abandonar el Ejecutivo, a mediados de abril de 2004, The Times le dedicó un editorial en el cual aconsejaba a Aznar a consolarse pensando en Winston Churchill, quien, decía el periódico, declaró: "La Historia será amable conmigo porque yo pretendo escribirla".

Agag, que reside en Londres tras su boda con Ana Aznar, desarrolla una actividad de asesoramiento de empresas emparentada con las de una banca de inversión. Busca poner en contacto a unas empresas con otras en la perspectiva de eventuales fusiones y acuerdos. Su agenda, dicen algunos de sus colegas de Madrid consultados por este diario, es "voluminosa".

Precisamente, el 17 de mayo de 2004, un mes después de dejar La Moncloa, Aznar visitó en Washington la Casa Blanca. Le recibió el presidente George Bush, con quien Aznar ha establecido una relación sólida antes y después de su apoyo a la guerra de Irak, y también mantuvo entrevistas con el vicepresidente Dick Cheney, el entonces secretario de Estado, Colin Powell, y la que en esa época ocupaba el cargo de Consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice. En todas estas reuniones, Aznar acudió en compañía de un personaje: su yerno, Alejandro Agag.

El nuevo trabajo de Aznar en una empresa privada no le acarrea ningún problema con la Ley de Incompatibilidades de Altos Cargos que rige en España pues han pasado más de dos años desde que abandonó La Moncloa y, por tanto, puede trabajar en sociedades aunque en su dedicación pública hubiera tomado alguna decisión sobre las mismas. Sin embargo, Aznar es miembro del Consejo de Estado, un organismo consultivo que elabora dictámenes sobre proyectos de Ley que en algún caso podrían afectar a intereses empresariales de Murdoch en España.

Por eso, el Consejo de Estado deberá resolver si Aznar puede seguir ocupando un puesto que le obliga a votar los dictámenes elaborados por esa institución en los que se basa el Gobierno para, en ocasiones, introducir modificaciones a proyectos de Ley antes de su remisión al Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006