Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva cárcel de preventivos de la Zona Franca tendrá una parada de metro cercana

El desmantelamiento de la Modelo empezará el próximo año, pero no acabará hasta 2010

La prisión que sustituirá a la Modelo, que se construirá en el polígono de la Zona Franca, tendrá una parada de metro situada aproximadamente a unos 300 metros. La Generalitat se ha mostrado dispuesta a prolongar el ramal de la línea 9 que finalizaba en unas cocheras en ese polígono industrial para que la última parada sea la del centro de preventivos Llobregat, que es así como se llamará la nueva cárcel. Dentro de un año se empezará a desmantelar la Modelo, pero el proceso no finalizará hasta el inicio de 2010, cuando se hayan construido todas las prisiones previstas.

El consejero de Justicia, Josep Maria Vallès, y el alcalde de Barcelona, Joan Clos, presentaron ayer las modificaciones del convenio que hace cinco años firmaron la Generalitat y el consistorio para sustituir las prisiones de Cataluña. El nuevo acuerdo tiene poco que ver con el primero.

Uno de los cambios principales es que la prisión que sustituirá a la Modelo se construirá en una parcela ocupada por un almacén situado entre las calles 5, 6 y D de la Zona Franca. La cárcel de preventivos tendrá 25.000 metros cuadrados de techo y al lado de ese edificio se construirá otro de 10.000 metros cuadrados destinado a un centro en régimen abierto; es decir, a presos condenados que sólo acuden a prisión a dormir y pasan el día fuera.

A unos 300 metros de distancia de esas cárceles llegará la línea 9 del metro, la misma que parará por la Ciudad Judicial que se está levantando junto a la plaza de Cerdà y que se biofurca al llegar a la Zona Franca para finalizar en el aeropuerto. La ubicación exacta de la estación de metro no está definida todavía, pero se situará entre las calles A y 6 de la Zona Franca.

Vallès explicó que la Modelo se empezará a vaciar en mayo del próximo año, cuando hayan finalizado las obras de la cárcel de Brians 2, que se está construyendo en Sant Esteve Sesrovires. Sin embargo, la centenaria cárcel acogerá presos hasta principios de 2010, explicó el consejero, corrigiendo así las previsiones oficiales que se facilitaron hace unos días.

El edificio panóptico de la Modelo se mantendrá, pero se reconstruirán sus brazos para ganar más espacio, que se dedicará a equipamientos municipales. Su uso no está definido todavía por el Ayuntamiento y se estudiará la manera de volverlos a ceder a la Generalitat para darles usos sociales, sanitarios e incluso para instalar juzgados de proximidad, entre otros.

500 viviendas protegidas

Los solares que se liberen de la cárcel de jóvenes de la Trinitat también pasarán a ser municipales. En ese terreno y en otros solares situados en la confluencia de la avenida Diagonal con la calle de Llull se ha previsto construir más de 500 viviendas protegidas en régimen de propiedad. De esos edificios se reservarán 2.000 metros cuadrados de techo para equipamientos, muy probablemente en los bajos. Esa parcela está calificada actualmente para usos terciarios y hoteleros.

"Es un buen acuerdo y nos sentimos satisfechos", dijo el alcalde, Joan Clos. El consejero Vallès, por su parte, afirmó que la modificación pactada es "equilibrada". El acuerdo colma las aspiraciones de la Generalitat de que la ciudad de Barcelona tenga un centro de preventivos, como muchas ciudades europeas, aunque sea en las afueras. También satisface las del Ayuntamiento, porque los centros abiertos previstos en la Trinitat y la Modelo no se mantendrán y se ganará suelo público para otros usos.

El único centro abierto que se mantiene es la cárcel de mujeres de Wad-Ras. La prisión desaparecerá a finales de 2009, cuando hayan finalizado las obras de la que se está construyendo en Sant Llorenç d'Hortons. En cuanto a la de la Trinitat, se prevé que a finales de este año se empiecen a demoler algunos pabellones, aunque su derribo definitivo depende de las obras que se están realizando en la Roca del Vallès, en unos terrenos contiguos a la cárcel de Quatre Camins. Esa cárcel no estará acabada hasta el año 2008.

El coste de sustitución y construcción de las prisiones de Barcelona supera los 500 millones de euros y supondrá, además, la mejora de varias zonas. "En el Eixample faltan equipamientos y de esa forma podrán construirse, y en la Trinitat habrá más diversidad de usos, porque hasta ahora todo giraba en torno a la cárcel", dijo Clos. El Ayuntamiento estudiará también el planeamiento urbanístico para prolongar el paseo de la Zona Franca y darle continuidad en el entorno del barrio. "Queremos que sea una de las nuevas ramblas de Barcelona", dijo Clos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006