Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas decide investigar el proyecto de fusión de GDF y Suez

La Comisión Europea decidió ayer abrir una investigación sobre el proyecto de fusión entre la estatal francesa Gaz de France (GDF) y el grupo energético francobelga Suez, por sospechar que la operación puede implicar riesgos para la competencia y para "la liberalización de la energía en marcha en Bélgica y Francia", informaron ayer fuentes comunitarias.

"La investigación inicial de mercado de la Comisión halla que la transacción propuesta podría implicar riesgos para la competencia en todos los niveles de la cadena de suministro de gas y electricidad en Bélgica y en todos los niveles de la cadena de suministro de gas en Francia", reza un comunicado emitido ayer por el Ejecutivo comunitario.

Bruselas tiene un plazo de 90 días para adoptar una decisión final y decidir si la concentración supone un verdadero obstáculo para el mercado europeo. Durante este tiempo, la Comisión tratará de determinar el impacto de la transacción en varios países europeos. Además de las posibles repercusiones en Francia y Bélgica, las autoridades comunitarias centrarán su atención en las consecuencias para Reino Unido, Luxemburgo y Hungría.

El anuncio de fusión de las dos compañías el pasado febrero provocó una fuerte polémica en Bruselas después de que la italiana Enel tratara de entrar en Suez y acusara a París de impedirlo, lo que le costó al Gobierno francés un tirón de orejas de la comisaria europea de competencia, Neelie Kroes, contraria al patriotismo energético de algunos Estados.

Al riesgo de exclusión de empresas gasísticas y eléctricas del mercado, Bruselas añade el peligro del control de las infraestructuras de transporte y almacenaje de la energía por parte de las entidades fusionadas. GDF, controlada por el Estado francés, es la gran empresa gasística del país, que opera también en otros países europeos, sobre todo en Bélgica. En el sector eléctrico, GDF opera en Francia, Bélgica y Reino Unido.

Por su parte Suez, dedicada principalmente al gas y la electricidad, ha ampliado su actividad a servicios relacionados con el agua y el medio ambiente. Además, ha entrado recientemente en Francia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de junio de 2006