Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex jefe del Ejército Pardo de Santayana alude a riesgos sobre la unidad de España

Cargos públicos socialistas abandonan en señal de protesta el acto en el Alcázar de Segovia

El general de cuatro estrellas y ex jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra Alfonso Pardo de Santayana invocó en la noche del pasado viernes riesgos para la unidad de España. En un vino posterior a una conferencia que pronunció en el Alcázar de Segovia, manifestó que "en un momento en que algunos creen que la unidad de España está en peligro, voy a brindar por el Rey, jefe del Estado español y de los ejércitos, como garante de esa unidad", según varios asistentes. El jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra ha abierto una investigación sobre ese comentario.

Tras esas afirmaciones de Pardo de Santayana -que había realizado veladas críticas al Gobierno durante la conferencia que acababa de pronunciar- abandonaron inmediatamente el lugar en señal de protesta varios cargos públicos del PSOE, entre ellos el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, y el subdelegado del Gobierno, Juan Luis Gordo.

El Jefe del Estado Mayor del Ejército, general de cuatro estrellas Carlos Villar, ha iniciado las averiguaciones para determinar los términos exactos de las manifestaciones. Según fuentes militares, Pardo de Santayana envió ayer un escrito a Villar en el que expresaba sus disculpas por las palabras expresadas durante el brindis. "En el momento en el que hice el brindis no estaba pensando ni en el Gobierno ni en el Estatuto de Cataluña, porque no tenía ninguna intencionalidad política", asegura Pardo de Santayana en el escrito, a la vez que pide disculpas a Villar y al ministro de Defensa, José Antonio Alonso, por lo ocurrido.

Pardo de Santayana, que fue Jefe del Estado Mayor del Ejército con Eduardo Serra y Federico Trillo, en Gobiernos del PP, y ahora se halla en la reserva, había pronunciado su conferencia De la enseñanza militar ilustrada al Ejército del siglo XXI, dentro de la celebración del Día del Alcázar, que organiza un patronato presidido por el general Luis Díaz-Ripoll Isern, director de la Academia de Artillería. En su intervención, Pardo de Santayana mostró su preocupación por el hecho de que la convergencia del espacio universitario europeo englobe también a los centros de enseñanza militar y sobre la posibilidad de que la formación militar vaya a ser civil con la creación de una Universidad de la Defensa.

Si bien varios asistentes consultados no recordaban con exactitud los términos empleados en el brindis, coincidieron en el sentido de las palabras y en particular en la alusión a riesgos sobre la unidad de España, frente a los cuales el Rey es el único garante. Nada más acabar el brindis castrense, que duró menos de 30 segundos, surgieron murmullos de muchos corrillos de asistentes y comenzó el abandono del lugar de políticos socialistas, algunos de forma airada, que comentaron que el militar recogía el pensamiento más radical del PP.

Quizá con intención de quitar hierro al asunto, según algunos asistentes que estaban cerca del militar, Pardo de Santayana intentó aclarar que lo que trataba de decir es que la unidad de España no estaba asegurada. Aunque en ese momento políticos del PSOE opinaron que se trataba de frases "inoportunas e inapropiadas", ayer, una vez que trascendió el incidente, ni el alcalde de Segovia ni el subdelegado del Gobierno quisieron realizar declaraciones. Juan Luis Gordo, subdelegado del Gobierno, informó verbalmente del hecho al delegado del Ejecutivo en Castilla y León, Miguel Alejo, quien lo trasladó al Ministerio de Defensa.

El último incidente protagonizado por un alto cargo militar, en ese caso en activo, al realizar declaraciones políticas y sobre la evolución del modelo autonómico se produjo en la pasada Navidad. En su discurso de la Pascua Militar, el jefe de la Fuerza Terrestre, teniente general José Mena Aguado, afirmó que la reforma del Estatuto catalán "ha desatado" en sus subordinados "una gran preocupación por el futuro de la unidad de España". Mena alertó en Sevilla de las "graves consecuencias" que acarrearía la aprobación del nuevo estatuto si se superasen los "límites infranqueables" de la Constitución, ya que entonces, dijo, "sería de aplicación el artículo octavo" de la Ley Fundamental, que cita a las Fuerzas Armadas como garante de la integridad territorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de junio de 2006