Uno de cada cuatro alumnos de secundaria se salta selectivamente las clases

El informe anual del Defensor del Menor destaca el "preocupante" aumento del absentismo

Uno de cada cuatro alumnos de secundaria confiesa que faltó a alguna clase en las últimas dos semanas. Y el 16,5% reconoce haberse saltado toda la jornada escolar. Son dos de las conclusiones de un estudio sobre el absentismo en la región, encargado por el Defensor del Menor y que recoge la memoria anual de la institución, entregada ayer en la Asamblea regional. Casi la mitad de las 6.800 denuncias que recibió el año pasado el comisionado parlamentario corresponden a asuntos de educación. "Siempre ha sido el capítulo que más quejas provoca", aclaró el defensor, Pedro Núñez Morgades.

Más información
Las denuncias por acoso escolar se disparan

El Defensor del Menor firmó el año pasado un convenio con el Colegio Oficial de Psicólogos para realizar conjuntamente un estudio sobre el absentismo escolar en la región, que coordinó la catedrática Rosario Martínez, y en el que fueron entrevistados asociaciones de inmigrantes, de padres de alumnos, mesas de absentismo, la Fiscalía de Menores y, sobre todo, los 7.854 alumnos de 104 centros escolares de enseñanza obligatoria.

Según el informe, el absentismo en secundaria es mayor que en primaria, donde sólo un 3,2% dijo haber faltado al menos un día al colegio. Pero sobre todo arroja cifras inquietantes en cuanto al denominado "absentismo selectivo", que es cuando el alumno no acude a una clase determinada. Un 24,9% de los escolares de la Comunidad de Madrid manifestó que había faltado al menos a una clase en las dos últimas semanas.

"El absentismo selectivo es más grave porque conduce al fracaso en la asignatura, a la repetición de faltas y encadena todo un conjunto de conductas que generan absentismo también en otras asignaturas", explicó ayer Rodrigo J. García, asesor de Educación del Defensor del Menor

que relaciona el fracaso escolar con las faltas a clase.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según él, "hay una gran diferencia entre los datos de absentismo que ofrece la Administración pública y las conclusiones del estudio del Colegio de Psicólogos". Las cifras que maneja la Consejería de Educación muestran que 5.281 estudiantes de enseñanza obligatoria (entre 6 y 16 años) faltaban a clase con frecuencia en 2005. Éstos suponen el 0,85% de los escolares.

El asesor de Educación afirma que la consejería sólo cuenta los casos que van a parar a las Comisiones de Prevención y Control del Absentismo. "Son los chicos que tienen muchísimas faltas", precisa García. En cambio, el estudio de los psicólogos hace una definición más amplia.

Padres que no hacen nada

Otro dato que preocupa al Defensor tiene que ver con la actuación de las familias cuando se les informa de que el hijo ha faltado. "El 37% de los entrevistados dicen que les castigan, pero la actuación mencionada en segundo lugar por un 28% es que no hacen nada", apunta la memoria.

"Éste es uno de los grandes problemas", asegura el asesor de Educación. "Por desidia, incapacidad, incompatibilidad de horarios, muchos padres optan por no hacer nada. Como no pueden controlar al hijo, prefieren no tener broncas". Según él, en este caso "no se valora la educación como un elemento fundamental del desarrollo del chico".

El estudio de los psicólogos recoge también las razones con las que los escolares justifican sus ausencias: la mayoría asegura que prefiere hacer otras cosas (el 62,5%), otros aducen problemas personales (43,8%), no tener interés por las clases (40,7%) o por sus dificultades en algunas asignaturas (34,4%), entre otras.

García apunta que en la OCDE, en lugar de utilizar el término absentismo, se habla de "nivel de identificación con el centro escolar", una definición que considera más acertada.

La situación que dibuja el estudio de los psicólogos fue tachada ayer de "preocupante" por Núñez Morgades, que explicó que ha sido entregado al consejero de Educación, Luis Peral, con las recomendaciones del Defensor del Menor para solucionar la situación, entre ellas que se cree un plan específico para evitar el absentismo. Ahora el comisionado parlamentario espera una propuesta de actuación de la consejería. Entre estas recomendaciones, el defensor menciona que hay una relación entre el absentismo y el funcionamiento de los centros escolares, por lo que propone que los docentes establezcan relaciones positivas con sus alumnos, se comprometan, analicen y reorganicen la actividad del centro e impliquen a todo el mundo.

"Se trataría de crear las condiciones necesarias, organizativas, estructurales y contextuales que permitieran que la escuela madrileña se aproximara a las necesidades de nuestros jóvenes, buscando la confluencia dialogada y constructiva de responsabilidades y garantizando la formación integral de los estudiantes, como ciudadanos y como personas", concluye la memoria.

Interior de un instituto de educación secundaria.
Interior de un instituto de educación secundaria.JOSÉ BIENVENIDO

6.800 quejas, la mayoría sobre educación

Al Defensor del Menor se dirigieron el año pasado 6.800 madrileños para plantear sus quejas. De ellos, 3.158 lo hicieron a través del teléfono, 413 acudieron en persona y, el resto, 3.229, utilizaron el correo. Así lo recoge la memoria anual que el titular de la institución, Pedro Núñez Morgades, entregó ayer a la presidenta de la Asamblea regional, Concepción Dancausa.

Además, en el próximo pleno de la Cámara, que se celebrará el día 22 y será el último del periodo de sesiones antes del verano, está prevista la comparecencia de Núñez Morgades para dar cuenta de su actuación. Al ser un pleno escoba -donde se recogen las propuestas que no se han podido incluir en sesiones anteriores- está prevista que su intervención sea pasada la medianoche. De ahí que el Defensor del Menor haya optado por dar a conocer con antelación su memoria.

Con las denuncias recibidas, la institución abrió 1.598 expedientes. La mayor parte de las cuestiones que plantean los madrileños se refieren a Educación y Cultura (45,2% de los asuntos), pero también hay otras quejas de asuntos referidos a integración social y protección jurídica del menor (36,3%) y a sanidad (9,1%).

Pero el Defensor del Menor no sólo tiene la potestad de iniciar expedientes, sino que también puede dirigirse a las administraciones públicas y entidades privadas a través de resoluciones. El año pasado Núñez Morgades, firmó 13 recomendaciones, siete sugerencias, dos recordatorios de deberes legales y 29 propuestas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Soledad Alcaide

Es la jefa de sección a cargo de los reporteros de información local. Antes fue responsable de Redes Sociales y Newsletters del periódico (2018-2021) y subdirectora de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS (2014-2018).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS