Crítica:CLÁSICA | Zakhar BronCrítica
i

Un gran maestro

Es difícil especificar el significado del término escuela en música aunque, sin afán definitorio, podríamos entenderlo como la emanación conceptual y técnica de un maestro grande y trascendente: por ejemplo, Zakhar Bron, un humanista del violín que lleva en su rostro los signos de una felicidad de hacer música pura y honda y la de enseñar a hacerla en grado superlativo.

Una vez más, la Escuela Superior de Música Reina Sofía, obra tesonera de Paloma O'Shea y la Universidad Politécnica de Madrid, ha presentado en el Auditorio Nacional un excelente e ilusionante ciclo dedicado a la Escuela de Zakhar Bron, clausurado el pasado jueves, en el que colaboró la Orquesta Freixenet. Y una vez más hemos vivido la emocionante experiencia de admirar el arte consumado de una formación joven, viva, rigurosa.

Orquesta de la Escuela Reina Sofía

Concierto de clausura. Z. Bron, Ana María Valderrama, M. Kamio, V. Martínez Mehner. Director: A. Ros Marbà. Obras de Sarasate, Bizet-Waxman, Bach, Sinding, Vivaldi y Mendelssohn. Auditorio Nacional. Madrid, 14 de junio.

Del protagonismo colectivo de estos intérpretes, obra y semejanza de su orientador, que acapara premios en los más importantes concursos y mantiene encendido el fuego de su arte y su saber, que es Bron, emergen individualidades prodigiosas: la categórica valía de Ana María Valderrama, Vera Martínez Mehner, Mayuko Kamio -por citar a los solistas del concierto de clausura- a los que se une el propio Bron, la experiencia y sensibilidad del director Antoni Ros Marbà, ahormado desde sus verdes años por Eduardo Toldrá.

Tuvimos virtuosismo de la mejor ley en páginas señeras de nuestro Sarasate (Rapsodia navarra), el efectivo Franz Waxman (1906-1967) en su transcripción sobre temas de Carmen, de Bizet; el Concierto para dos violines de Johann Sebastian Bach; la significativa Suite op.10 del noruego Christian Sinding (1856-1941), de veta posromántica; el Concierto para cuatro violines de El Estro armónico vivaldiano, y, en fin, la Sinfonía escocesa, de Mendelssohn, sin otros solistas que todos cuantos integran la Orquesta de la Escuela Reina Sofía conducida por Ros Marbà.

En cierto modo, esta serie dedicada a la Escuela de Bron viene a preludiar y llenar de sentido los próximos Encuentros de Música y Academia que tendrán lugar en Santander durante el mes de julio, y en los que estarán presentes y activos importantísimos centros de formación musical.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50