El futuro del País Vasco

El PP exige una rectificación al Gobierno antes de apoyarle de nuevo

La ruptura del limitado apoyo que Mariano Rajoy dio al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tras el alto el fuego de ETA parece, de momento, irreversible. El motivo es que el PP exige, como paso previo, una rotunda rectificación al Ejecutivo con tres condiciones: en primer lugar, que desautorice la reunión del PSE con Batasuna; en segundo, que niegue que ese partido ilegal, "por terrorista", va a ser considerado "interlocutor político" mientras siga existiendo ETA, y, por último, que recupere los principios y la metodología del Pacto Antiterrorista en las relaciones entre el Gobierno y el PP.

La frase de Rajoy el viernes al final de un coloquio con empresarios en Lleida -"Cuando me llame el presidente, si tiene a bien llamarme, yo me reuniré con él. Pero es él quien tiene que llamarme a mí"-, fue matizada ayer por el propio líder del PP en una entrevista en El Periódico de Cataluña. "Si me llama iré, pero la reunión no tiene ningún sentido si Zapatero no anuncia una rectificación. Que cumpla su palabra y haga lo que dijo que haría. Que cumpla la ley y no se reúna con Batasuna, ni la considere una interlocutora política. Y que no permita la creación de las dos mesas políticas", aseguró Rajoy en esa entrevista.

"Una burla"

La dirección del PP analizará hoy la posibilidad de que el presidente Zapatero llame por teléfono a Rajoy y le convoque a una reunión en La Moncloa después del referéndum catalán.

La oferta de "un canal de información permanente diario", que lanzó el presidente en una entrevista, también ayer, en La Vanguardia fue interpretada por fuentes de la dirección del PP como "una burla". Según estas fuentes, "Zapatero no ha parado de ofrecer información para luego no darla".

Además, añaden, el problema de fondo, y que hace imposible el respaldo del PP al Gobierno, es que se acepte el método de las mesas de partidos que pidió Batasuna en el mitin que celebró en el donostiarra velódromo de Anoeta el 14 de noviembre de 2004. Según aseguró ayer Rajoy, "a ETA hay que decirle que debe dejar de existir si quiere que Batasuna vuelva a la política". Cualquier otra cosa, a juicio de la dirección del PP, es "aceptar las exigencias por las que ETA ha matado y sembrado el terror durante 30 años".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esta negativa del PP a devolver el apoyo al Gobierno fue ayer criticada por Josu Erkoreka, portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados. En una entrevista en El Correo, Erkoreka afirmó que "si Batasuna es imprescindible" para acabar con ETA, "el PP también es imprescindible".

Erkoreka ve muy difícil que el Gobierno pueda recuperar el respaldo del PP a corto plazo, por lo que ve desaconsejable el Pleno para anunciar el diálogo con ETA. "No siento ninguna pasión por ese Pleno. Le veo más inconvenientes que ventajas", dijo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS