El futuro de Cataluña

Mas apela a no desaprovechar la oportunidad de tener a Zapatero en el Gobierno

Convergència i Unió (CiU) está allanando el camino de su propio futuro en esta campaña por el referéndum del Estatuto. Este camino debería conducir a los nacionalistas, por un lado, a recuperar la presidencia de la Generalitat en otoño y, por otro, a colaborar más intensamente en la gobernabilidad en Madrid. Con este doble objetivo, los dirigentes de CiU aprovechan todos sus actos para avanzar su programa electoral de las anticipadas autonómicas de otoño y lanzan, de una forma inusitada, piropos al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por su actitud durante todo el proceso de negociaciones estatutarias.

Con la vista puesta en la Generalitat y en el Congreso, ayer, ante unas 300 personas reunidas en el Museo de la Técnica de Manresa (Bages), Artur Mas no ahorró mensajes en esa dirección. El líder de CiU recuperó unas viejas declaraciones de los líderes de Esquerra Republicana (ERC) y exhortó a votar porque, vaticinó, nunca volverá a darse una coyuntura política y parlamentaria en España tan favorable a los intereses de Cataluña. Es decir, un gobierno y un PSOE comandado por José Luis Rodríguez Zapatero. "Si no lo hacemos ahora, ¿con quién lo podremos hacer? ¿Es que habrá una renovación en el PSOE? ¿Con Bono quizá?", se preguntó reiteradamente.

Por tanto, Artur Mas se esforzó en ahuyentar los fantasmas de un hipotético Gobierno del Partido Popular. "¿Será el PP el que nos dé una nueva oportunidad si rechazamos lo que ahora tenemos?". La crítica era contra el Partido Popular, pero de rebote contra Esquerra Republicana, que, como los populares, pregona el no para el 18-J. "No se puede jugar al no alegremente con según qué argumentos, porque si no Cataluña se irá al traste como país, y esto no nos lo podemos permitir", advirtió. Mas reprochó a los republicanos que prefieran la compañía del PP, que persigue una "Cataluña domesticada", a la de una formación nacionalista como Convergència i Unió, que "siempre ha trabajado por el país".

"Maragall es una mina"

Ya pensando en recuperar la Generalitat, Artur Mas aparcó ayer su habitual tono casi irrespetuoso con Pasqual Maragall -que ya el presidente le afeó en sede parlamentaria- y optó por la ironía. El presidente de CiU enumeró una retahíla de críticas contra el tripartito catalán y suplicó a Pasqual Maragall que vuelva a presentarse para que, de este modo, Convergència i Unió pueda ganar las elecciones autonómicas de otoño. "Es que es una mina. Si se presenta, seguro que sacamos mayoría absoluta. Os animo a que en los mítines llevéis pancartas de 'Maragall, vuélvete a presentar", les dijo a los asistentes a su mitin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de junio de 2006.